Tras casi siete meses inactivos, empresarios del sector de banquetes registran pérdidas económicas incuantificables y consideran que este año no se podrán recuperar ya que el 95 por ciento de los servicios para fiestas han sido reprogramados para el siguiente año.

“El 95 por ciento de los eventos se ha pospuesto para el siguiente año y el 5 por ciento se ha cancelado. No tenemos cuantificado en cifras la pérdida económica pero sí ha sido mucho (...) los protocolos son igual a los que manejan los restaurantes y no entendemos por qué no hemos podido abrir”, comentó. 

Así lo manifestó en entrevista con e-consulta la presidenta de la Asociación de Banqueteros, María Fernanda Cruz, quien indicó que aún no tiene fecha posible de reapertura y no han logrado tener una plática con el gobernador Miguel Barbosa Huerta. 

Expuso que han hablado con representantes de Protección Civil estatal y la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados (Canirac), con la que trabajan en conjunto en la elaboración de protocolos de higiene que aplicarán cuando el gobierno les dé luz verde. 

“La verdad, confiamos en que por medio del diálogo podamos lograr un mejor acercamiento. Creemos que podemos perder más buscándolo por medio de un recurso legal que lo que podemos ganar por la vía de diálogo”, señaló.

Destacó que la pandemia tuvo afectaciones en cadena a toda una industria, desde alquiladoras de mobiliario, floristas, fotógrafos, cocineros, meseros, músicos, personal de limpieza y todo lo que la realización de un evento conlleva. 

Detalló que la industria genera alrededor de 650 empleos fijos y 4 mil temporales, que son los que se han visto afectados y que siguen sin empleo debido a que el semáforo epidemiológico le impide a este sector retomar actividades. 

Confió en que este año se puedan reactivar los eventos pequeños y los que son de más de 150 personas, hasta el 2021, pues dijo que los espacios ya cumplen con los protocolos de salud que emite el gobierno federal para evitar contagios de Covid-19.