El par de palabras más visto estos últimos días en redes sociales. La novela de la ruptura de Lionel Messi y su club de toda la vida, el FC Barcelona llegó a su fin (al menos por ahora).

Pero la decisión de Messi esconde muchas cosas detrás y deja a los actores involucrados en una posición diferente a la que estaban cuando todo esto empezó, pese a que el desenlace no haya resultado en los cambios que todos esperábamos. 

El regreso a los entrenamientos del FC Barcelona trajo consigo mucha tela por cortar. Jugadores como Piqué y Vidal tuvieron que cambiar sus vacaciones en yate y sus partidas de casino online como nos enseñaron en sus redes sociales por botas de fútbol aún ante la incertidumbre de saber si seguirán el club blaugrana. Piqué puso su cargo a disposición de la directiva después de la debacle frente al Bayern y Vidal parece tener encaminado su fichaje al Inter. Suárez ya está haciendo las maletas para irse a la Juventus y Rakitic ya está de vuelta en Sevilla.

Pocas personas en el club esperaban ver de vuelta a Messi. Pero una figura en particular sale reforzada de este pulso entre la directiva y el clan Messi: El presidente Bartomeu.

La realidad de la decisión final de Messi es que es una gran victoria para Bartomeu que aún en una posición muy frágil desde la derrota por 8 a 2 frente el Bayern logró mantenerse firme e intransigente en su posición y logró defender los intereses del club en conservar a su mejor activo. Sin embargo los beneficios de esta victoria le pueden servir a Bartomeu personalmente y poco más. 

El fan blaugrana sigue culpando al presidente de todos los males del club y no es ningun secreto que el contexto legal del contrato de Messi estaba en el favor de Bartomeu y del Barça. Actualmente hay una moción de censura en contra del actual presidente y de recolectar las firmas necesarias, Bartomeu estaría dejando el cargo en unas semanas.

Para Messi, parece una derrota. Afirmó varias veces que su decisión estaba tomada y que se quería ir del club. Acuso al presidente de haber faltado a su palabra, y defendió en todo momento que estaba en el derecho de irse cuando el quisiera, porque el presidente se lo había prometido. Fue tajante con la directiva a quien acusó de falta de organización y de nefasta planeación deportiva. Esto corta definitivamente la relación entre el jugador y la directiva.

Pero se irá Messi al cabo de esta temporada? 

En principio, la idea de Messi es completar los últimos 12 meses de su contrato y marcharse. Hay una propuesta por parte del club para renovar por dos años pero no habrán negociaciones mientras siga esta dirigencia, y la que entre en un par de meses seguramente intentará persuadir al jugador de quedarse a terminar su carrera.

No faltarán clubes interesados en recibir a Messi ahora que estará libre de contratos, pero la realidad es que con 34 años la siguiente temporada, dependiendo del contexto del Barça, Leo podría terminar por quedarse en el club. Hay que agregar también un punto importante que es el familiar. Messi contó en su última entrevista que al anunciar su salida a su núcleo familiar, los niños lo pasaron fatal. Están en una edad en la que están haciendo amigos importantes en sus vidas y el cambiarlos de su hogar, de la ciudad en donde nacieron, puede resultar en problemas traumáticos dificiles de gestionar. 

Pese a que Messi en ningún momento dijo que tomó esta decisión de quedarse por ellos, se puede entender implícitamente, y más aún después de la última foto que subió a Instagram en donde salen los tres niños sonrientes. Foto subida después de su entrevista y que pareciera ser también una declaración disimulada por parte del argentino.

Y el Manchester City en que quedó?

Estuvieron frotándose las manos todas estas semanas con la posibilidad de incorporar a Messi. Y según fuentes del portal “The Athletic”, aún tienen esperanzas de firmar a Lionel hasta que cierre el mercado en Octubre. Piensan que Bartomeu aún necesita venderlo para poder balancear los libros contables y que esta decisión de quedarse es una jugada estratégica por parte de Messi. De ser esto cierto, estamos ante un vuelta de situación dantesca. Pep Guardiola no se dará por vencido en el objetivo de llevarse a Messi a la Premier League. No pensemos que esta historia acabó!