A 7 años del inicio de operaciones del Metrobús en Puebla, el sistema opera ni con la mitad de las unidades prometidas, no se concretaron dos de las cinco líneas previstas y las concesiones que se dieron para su funcionamiento fueron anuladas al detectarse sobrecostos.

La puesta en marcha de las tres líneas de la Red Urbana de Transporte Articulado (RUTA) costó 4 mil 687 millones de pesos que fueron aportados por el gobierno federal, la administración estatal y por inversionistas privados.

Apenas la semana pasada, el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta acusó que los gobiernos estatales panistas armaron un negocio con el sistema de transporte para dar a los concesionarios hasta 234 mil millones de pesos a través de subsidios por un periodo de 28 años, lo que es incosteable para la entidad.

Tras ello la administración anunció la revocación de todas las concesiones que en el pasado se hayan generado para operar el Metrobús, e inició por las que estaban en manos de las empresas Conduent Solutions y CincoMdos, a cargo del cobro y de la publicidad.

 

Se planearon 5 líneas

En el plan original se concibieron hasta cinco corredores viales, cuyos trayectos van de Tlaxcalancingo a Chachapa, sobre la avenida 11 Norte-Sur y el de la 16 de Septiembre-bulevar 5 de Mayo, que se cambió por bulevar Valsequillo-bulevar 5 de Mayo, que ya están en operación.

Así como el complementario del Periférico Ecológico y el de la 24 Norte-Sur, que sólo quedaron en proyecto.

La línea 4 estaba prevista que partiera del bulevar Valsequillo y su intersección con la 14 Sur (en la zona de Ciudad Universitaria), para llegar al Anillo Periférico Ecológico y de ahí hasta San Andrés Cholula, trayecto que tendría cruces con las líneas 1 y 5 (cuya ruta correría sobre la 24 Norte-Sur).

En tanto, la línea 5 preveía un recorrido sobre la 24 Norte-Sur, cuyo punto de partida sería el bulevar Independencia o Puebla-Amozoc, pasaría por la avenida 31 Oriente hasta llegar al Periférico Ecológico.

En abril de 2018, cuando Miguel Barbosa Huerta era candidato a la gubernatura, planteó la necesidad de crear más rutas, debido a que la zona metropolitana Puebla-Tlaxcala presenta un crecimiento medio anual urbano en automóviles de 5.8 por ciento, mientras que el crecimiento poblacional es únicamente del 4.5%. https://www.e-consulta.com/opinion/2018-04-19/una-nueva-vision-de-movilidad-para-puebla

 

Se concibió un mayor número de unidades

A través de solicitudes de información realizadas en 2019, el organismo Carreteras de Cuota Puebla informó que la Línea 1 operaba con ocho camiones articulados con capacidad para 160 personas.

Esa cantidad de unidades es menor a la que recomendó la empresa Logística, Informática y Transporte S.A. de C.V. (LOGIT) en su análisis sobre el costo-beneficio del proyecto, pues señaló que eran necesarias 45 unidades de ese tipo para que el derrotero funcionara correctamente. La diferencia era de 37 vehículos menos.

En su informe, la empresa también señaló que deberían adquirirse 18 camiones no articulados con capacidad para 70 pasajeros, más 97 unidades para transportar cada una a 60 personas, especificación que tampoco se cumplió, pues en el primer caso había 16 vehículos, mientras que en el segundo 86.

La línea 1 del Metrobús, que recorre el tramo Chachapa-Tlaxcalancingo, fue inaugurada el 16 de enero de 2013 durante la gestión del exgobernador Rafael Moreno Valle, con una inversión de 1 mil 464 millones de pesos. Actualmente es operada por la firma Sistema de Transporte Metropolitano de Puebla S.A. de C.V.

Sobre la línea 2 del Metrobús, que va sobre el corredor de la avenida 11 Norte-Sur, CCP indicó que opera con 29 camiones articulados, 38 no articulados para el troncal, así como con 72 vehículos para sus rutas alimentadoras.

Ello pese a que la empresa Spectron, que en 2012 realizó el análisis costo-beneficio para la obtención de recursos, indicó que eran necesarios 78 camiones articulados, 34 no articulados y 116 para las alimentadoras, para sumar un total de 228, pero actualmente sólo hay 139. La diferencia es de 89 vehículos menos.

El derrotero fue inaugurado en abril de 2015 y actualmente es operada por la empresa TAPTA que es una filial de ADO. Su inversión ascendió a 2 mil 35 millones de pesos.

En cuanto a la línea 3, que va del Periférico a la CAPU, el organismo informó que opera con 12 camiones articulados, 25 no articulados y 35 para unidades alimentadoras. Estas cifras coinciden con el proyecto presentado por el gobierno del estado en noviembre del año pasado, cuando iniciaron las operaciones.

La línea 3 requirió de 1 mil 188 millones de pesos y también está a cargo de TAPTA, según informó el gobierno actual.

 

Concesiones ventajosas

La semana pasada, el director de CCP, Rodolfo Chávez Carretero, acusó que los gobiernos de los ex gobernadores Rafael Moreno Valle y José Antonio Gali establecieron condiciones ventajosas para los concesionarios y perjudiciales para el estado al crear el sistema RUTA, por lo que es necesario reestructurar los contratos.

El funcionario explicó que se establecieron costos de operación que se tenían que actualizar anualmente y con ello generar amplias ganancias para las empresas que operaran las tres líneas del Metrobús a través de los subsidios que recibían del gobierno estatal.

En el caso del servicio de autobuses los costos consideraron siete factores: precio por kilómetro recorrido, kilometrajes mínimos garantizados, un fondo de garantía, un factor de ponderación que se multiplica por kilómetro recorrido, el costo del Diésel, el índice inflacionario y la modificación tipo de cambio, los cuales tendrían que actualizarse año con año.

La Secretaría de Planeación y Finanzas (SPF) definió cuatro posibles escenarios para el estado si se mantienen las condiciones de los contratos, en las que se tendrían que pagar entre 17 mil y hasta 234 mil millones de pesos de subsidios, en periodos de hasta 28 años, que fueron establecidos en las concesiones.

 

Inflaron subsidios

Chávez Carretero explicó que los gobiernos panistas fijaron en 7.5 pesos la tarifa del Metrobús para los usuarios, pero el costo real lo ubicaron en 19.5 pesos, por lo que el gobierno del estado subsidiaba 12 pesos por cada usuario.

Otra sobreestimación que se realizó está en el costo del equipo para el sistema de transporte, pues en el caso de la Línea 1 se reportó un gasto de 200 millones de pesos, pero las facturas indican un seis por ciento menos.

Respecto a los servidores electrónicos se identificó un sobrecosto de 2.5 millones de dólares, pues se indicó que estos dispositivos –sin precisar el número- fueron adquiridos en 19 mil 708 dólares, cuando su costo es de 680 dólares.