El Movimiento Antorchista denunció al gobernador Miguel Barbosa Huerta en la Comisión de Derechos Humanos (CDH) de Puebla por presuntos actos de acoso e intimidación.

La agrupación acusó este jueves que sus líderes y agremiados han sido objeto de hostigamiento y persecución política por parte del gobierno estatal, con ayuda de la Fiscalía General del Estado (FGE) y el Ejército.

Alejandro Rojas Romero, encargado de Derechos Humanos en la dirigencia estatal de Antorcha, señaló que la “represión” de la actual administración es en represalia a la postura crítica de los antorchistas.

En rueda de prensa afuera de la CDH reclamó que las acciones gubernamentales han llegado a ser “fascistas” porque mediante la manipulación de la ley se persigue a los opositores políticos.

“Esta escalada ha llegado a puntos inaceptables, a acciones de corte fascista, porque utiliza y tuerce la ley para perseguir al adversario político y no para hacer justicia”, reprochó.

Esto luego de la suspensión de cuentas bancarias de líderes de la organización y las advertencias de Barbosa Huerta de acabar con los negocios que Antorcha supuestamente realiza fuera de la ley.

Acusan abusos de FGE y Ejército

Con una protesta afuera de la CDH mientras que se abría el expediente, se denunció también una presunta irrupción violenta de la FGE en la Casa de Cultura antorchista en Balcones del Sur.

Rojas Romero acusó que el 9 de septiembre elementos de la Fiscalía irrumpieron sin motivo aparente, mientras adentro se encontraban jóvenes que acuden a talleres culturales.

Aunque no mostró pruebas, aseguró que el personal de la FGE amenazó y hostigó a los jóvenes sin algún motivo.

Días después —dijo— elementos del Ejército ingresaron también a la Unidad Deportiva que Antorcha tiene en la misma unidad habitacional.

Señaló que los militares ingresaron supuestamente para buscar a un menor de edad desaparecido, a pesar de que esta no es una de sus funciones.

Ante estos hechos la organización exigió a la CDH instruir a Barbosa Huerta, la FGE y al Ejército que cese el supuesto acoso contra los antorchistas y se abstengan de cometer actos intimidatorios.