México no brillaba en tiempos actuales en el tenis, pero las cosas están cambiando, ya que una joven de 23 años llegó al Roland Garros de este 2020 para iniciar con el pie derecho.

Renata Zarazúa apareció en el Grand Slam y derrotó a la francesa Elsa Jacquemot, con parciales de 6-1 y 6-2 en solamente 64 minutos de juego.

“Estoy viviendo un sueño, creo que esto es el fruto de muchos años de trabajo”, dijo la jugadora mexicana que vive en Florida.

Sólo tres mujeres mexicanas habían competido en al menos un Grand Slam: Angélica Gavaldón, Elena Sunirats y Patricia Montaño.

Desde el año 2000 ninguna mexicana había aparecido en un Grand Slam, siendo Angélica Gavaldón en el Abierto de Australia la última en hacerlo.

Renata cumplirá 23 años de edad el miércoles 30 de septiembre cuando se enfrente a la ucraniana Elina Svitolina, quien es la cabeza de serie número 3 en este torneo y que ya venció a la rusa Varvara Gracheva por 7-6 (7-2) y 6-4.

Renata Zarazúa nació el 30 de septiembre de 1997 y su tío abuelo es el ex tenista Vicente Zarazúa. A los 13 años empezó a competir a nivel juvenil y en 2015 se convirtió en profesional.

Su primera victoria en el circuito de la WTA la consiguió en 2018 en el Abierto de Acapulco, al vencer a Kristina Pliskova.

La tenista mexicana logró llegar en ese torneo a las semifinales del torneo. Renata clasificó al cuadro principal de Roland Garros, el tercer Grand Slam de 2020.

Renata venció 6-3 y 6-3 a la chilena Daniela Seguel para conseguir su boleto al braquet del torneo más prestigioso sobre arcilla.

La mexicana se ubica en el puesto 178 del ranking mundial.