Murió Don Onésimo Sánchez Jiménez, el dueño de “El Burladero”, quien era un apasionado de la fiesta brava.

El Burladero está decorado con imágenes de la fiesta brava, que incluso pueden verse en redes sociales y el lugar es un pionero del Mole de caderas.

Onésimo al dejar la Sierra Mazateca de Oaxaca le prometió a su mamá trabajar para sacar adelante a la familia, a los 13 años partió a Veracruz donde trabajó cortando caña.

En su vida fue recolector de huevo y la ciudad de Puebla trabajó en el restaurante Bola Roja; mientras que por las noches estudiaba la primaria.

Fidel Castro, Edson Arantes “Pelé” y Hugo Sánchez fueron visitantes distinguidos de El Burladero, además de recibir a políticos y visitantes de Singapur, China (Shangai), Inglaterra, Francia, Alemania, Italia, Brasil, entre otros países.

La muerte de Don Onésimo ha causado gran pesar en la sociedad poblana, donde le han dedicado emotivos mensajes.