Científicos del Tecnológico de Monterrey y del laboratorio mexicano Inosan Biopharma crearon un tratamiento que podría curar el covid-19 en 2 días.

El tratamiento está elaborado con anticuerpos obtenidos de caballos  y estaría listo los primeros meses del próximo año.

El experimento emplea tecnología Inosan Biopharma, especialista en antivenenos. Con esto se busca llevar anticuerpos de caballos que bloqueen directamente al SARS-CoV-2.

“Nuestra expectativa es que este medicamento podría curar al virus en 48 horas, aunque no lo sabemos todavía. Lo que pasa es que este medicamento tan pronto como se administra, inmediatamente se activa, no se espera a un efecto de largo plazo. Lo que nosotros queremos corroborar en los siguientes estudios es ver el tiempo en que actúa en un paciente muy enfermo de COVID-19, queremos ver en cuánto tiempo disminuye la cantidad de virus”.

La inmunoglobulina equina, compuesto activo de la fórmula, se obtiene sin maltratar a los caballos.

Fernando Castillejas, director de Bienestar y Prevención del Tec Salud, indicó durante entrevista:

“Es una tecnología donde a través de un medicamento lleva anticuerpos, es decir, bloqueadores directos del veneno que impiden el daño”.

Según el académico, “el caballo obtiene una proteína del veneno de otro animal, por ejemplo, una víbora, se la inyectan y éste desarrolla defensas contra esa proteína. Posteriormente, el laboratorio experto toma el suero del caballo, saca esos anticuerpos o proteínas, las purifica y se los administra a los pacientes”.

Castillejas indicó que al tratamiento con suero de caballos se ha aplicado a miles de personas que han sufrido mordidas y picaduras de animales venenosos.

“Con esta misma tecnología estamos desarrollando los estudios en colaboración con Inosan Biopharma para una proteína que vaya y se una a una parte del virus SARS-CoV-2”.

Actualmente el proyecto se encuentra en etapa de laboratorio: ya desarrollaron la proteína y se comprobó que es eficaz contra el coronavirus. Ahora, buscan hacer estudios en animales y, posteriormente, en humanos.

Los procedimientos están bajo la supervisión de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

“Estamos trabajando juntamente con la Cofepris, solicitándole toda su asesoría y orientación para poder llevar los estudios bajo las normas que nos exige”.

Foto: Agencia Enfoque