La gasolina incrementará su costo el siguiente año a pesar de la crisis sanitaria que se vive en el país.

Al combustible se le añadirá una cuota al Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), la cual fue propuesta por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y entraría en vigor 2021.

Por lo anterior, la gasolina incrementaría su costo y no volvería a los niveles de la caída global de la demanda de petróleo redujo el precio de los combustibles.

La consultora PetroIntelligence informó que a finales de marzo y durante abril las gasolinas registraron precios bajos gracias debió a la caída drástica del precio del petróleo internacional y la política de liberalización de los precios vigente.

A pesar de lo anterior, con la nueva cuota los precios se dispararían.

El CEO de Ursus Energy, Santiago Arroyo informó que “los precios de los combustibles tienen una volatilidad muy alta, entonces, ¿qué es lo que busca el gobierno de AMLO?, pues asegurar la recaudación y compensar ese déficit tributario que está arrastrando en IEPS. Al ciudadano de a pie esta situación le va a afectar básicamente en que no va a gozar de esta volatilidad del mercado”.

Arroyo informó que Hacienda aprovechará el inicio de 2021 para subir precio, esto  a pesar de que el precio internacional del combustible bajará, pero en México los precios al público se irán a un piso fijado por la autoridad.

“En la pandemia hubo precios que obedecieron a la dinámica natural del mercado, pero esos precios de 10 pesos por litro o menos ya no los vamos a ver si se aplica la cuota complementaria, no los veremos a menos que caigan brutalmente los precios. Lo que esperamos es que el precio lo veamos en un promedio de 16 pesos por litro, incluso, podríamos llegar a un escenario en el que paguemos un IEPS de casi 10 pesos”, apuntó Arroyo.

Por otro lado, Adrián García, coordinador de ingresos e impuestos del CIEP, dijo que “lo que se propone es que, si disminuye considerablemente el precio de gasolina, se pueda incrementar con estas cuotas el IEPS (…) lo que esto ocasionaría es que, aunque bajen los precios internacionales del petróleo o haya cambios en tipo de cambio que también afectan el precio de gasolina, en México no bajaría la gasolina, pero sí aumentaría la recaudación de IEPS”.