A dos días del sexto aniversario de los hechos ocurridos en Iguala, Guerrero, que provocaron la desaparición de 43 estudiantes de la normal Ayotzinapa, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, destacó que ya hay “luces sobre lo verdaderamente ocurrido esa trágica noche” y reiteró que los responsables materiales e intelectuales serán puestos ante la justicia.

“El próximo sábado se cumplirá el sexto aniversario de la desaparición de los 43 jóvenes normalistas de Ayotzinapa, Guerrero. Por el trabajo de la Comisión Especial, que preside Alejandro Encinas, contamos con información que arroja luces sobre lo verdaderamente ocurrido esa trágica noche; seguiremos haciendo todo lo posible dentro de la ley para poner a los responsables, tanto intelectuales como materiales, ante la justicia”, afirmó.

Mientras tanto, un grupo de normalistas de Ayotzinapa tomaron la mañana de este miércoles la caseta de La Venta, que se ubica en la entrada de Acapulco, para pedir a los conductores una “cooperación voluntaria” de 50 pesos para poder pasar. De manera casi simultánea, otro grupo de normalistas tomó la caseta de Palo Blanco en la salida de Chilpancingo, según una nota del diario Excelsior.

En la Ciudad de México, familiares de los 43 y normalistas se manifestaron frente a la Suprema Corte de Justicia de la Nación para exigir esclarecer los hechos.

Durante su comparecencia ante la Comisión de Gobernación del Senado, Olga Sánchez Cordero aseguró que jamás en México hubo tanta libertad de expresión, pero es un derecho de todos.

”La pregunta que dejo aquí planteada es si los servidores públicos, empezando por el Presidente de la República, tenemos libertad de expresión; y al hacer uso de ella, el derecho a dar respuesta a las críticas, siempre dentro de los límites constitucionales.

“La polémica, senadoras y senadores, está abierta. De ella habrán de surgir no sólo respetables puntos de vista; sino que está en práctica una relación nueva, diferente entre el presidente y la sociedad, que pasa por el tamiz de los medios de comunicación”, dijo.

La titular de la Segob recordó los tiempos en que la censura oficial enlataba películas y obligaba que hasta los libros tuvieran que ser revisados por el gobierno federal.

“La libertad está totalmente garantizada. Es una doble vía. Una vía de ida y de regreso. De verdad, se puede decir en este momento lo que se quiera decir. De un lado y del otro lado. Yo sí viví los años sesenta. Yo sí viví los años setenta. Yo sí estuve en la lucha por las libertades y puedo decir, sin lugar a equivocarme, que tenemos una libertad como nunca la habíamos tenido.