El gobernador Miguel Barbosa Huerta impulsa una reforma para que se indemnice con tres meses de sueldo a los burócratas de Puebla que ganen juicios por despidos injustificados.

Su iniciativa enviada el lunes al Congreso del estado pretende que el gobierno además pague a cada agraviado dos días de salario por cada año trabajado, adicionales a los tres meses de regla.

A la vez se daría al trabajador la opción de ser reinstalado en su puesto si así lo desea, pues le pagarían los salarios caídos por la duración del litigio, siempre y cuando no rebase un año.

Si el laudo duró más de un año, se contempla que el gobierno pague un interés grabable a 15 meses de sueldo, con una tasa del 2 por ciento mensual.

El mandatario busca establecer la nueva legislación mediante la adición de un capítulo a la Ley de los Trabajadores al Servicio del Estado.

El capítulo llevaría por nombre “de las Condiciones Generales del Trabajo”, en el cual se advertiría que:

“Si en el juicio correspondiente ante el Tribunal de Arbitraje no se comprobase la existencia del hecho que hubiere motivado el cese, el trabajador tendrá derecho a su elección, a que se le reinstale en el trabajo que desempeñaba o a que se le indemnice con el importe de tres meses de sueldo y el de dos días más por cada año de servicio prestado y a que se le paguen en el caso de reinstalación, los sueldos caídos desde la fecha del despido hasta por un periodo máximo de doce meses”.

Y agrega la iniciativa: “si al término del plazo señalado en el párrafo anterior no ha concluido el procedimiento o no se ha dado cumplimiento al laudo, se pagarán también al trabajador los intereses que se generen sobre el importe de quince meses de salario, a razón del dos por ciento mensual, capitalizable al momento del pago. Lo dispuesto en este párrafo no será aplicable para el pago de otro tipo de indemnizaciones o prestaciones”.

“En caso de fallecimiento o muerte del trabajador, dejarán de generarse los salarios caídos como parte del conflicto a partir de la fecha del fallecimiento”, precisa el texto que se propone.

Revisión salarial anual

La iniciativa de Barbosa Huerta además contempla establecer en la ley que la situación salarial se negociará cada año entre el gobierno y el sindicato.

Para ello se prevé modificar el segundo párrafo del artículo 30, para que ahora diga:

“La cuantía del sueldo no será disminuida durante la vigencia del Presupuesto de Egresos que la establezca y se podrá revisar anualmente en términos de la legislación aplicable”.

El proyecto de ley del gobernador será discutido antes de su aprobación en la Comisión de Trabajo y Previsión Social.