Desde el Senado de la República se exigió al gobierno de Miguel Barbosa Huerta transparentar los contratos por la adquisición de uniformes escolares en Puebla y denunciar las posibles anomalías detectadas.

La senadora Nancy de la Sierra Arámburo (del PT) denunció opacidad, aparente favoritismo a ciertas empresas y posible sobrecosto en la compra, debido a que no hubo licitación pública, sino un concurso por invitación.

En la sesión plenaria de este martes advirtió que el año pasado —con el gobierno interino de Guillermo Pacheco Pulido— los paquetes de uniformes costaron 213 pesos cada uno, pero ahora con Barbosa Huerta costarán 430 pesos.

La legisladora alertó de un posible “exceso” del 64 por ciento en el costo de los uniformes, lo cual consideró que es totalmente contrario al principio de austeridad que promueven los gobiernos de Morena.

Por ello presentó un punto de acuerdo para demandar que se publiquen los expedientes sobre el proceso de compra y se aclare el posible sobrecosto.

Su exhorto fue dirigido a las secretarías de Administración y de Educación Pública del estado, así como al mandatario estatal.

A Barbosa Huerta de forma específica lo urgió a denunciar las posibles irregularidades que se detecten en la adquisición.

Esto al recordar que el propio mandatario denunció un supuesto sobrecosto en los uniformes del año pasado, razón por la que incluso fue detenido el 2 de julio Óscar Chapa Palomeque, exoficial mayor de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Denuncia opacidad

De la Sierra Arámburo señaló que la compra de uniformes en la actual administración provoca varias dudas, por cómo se llevó a cabo y por la opacidad en su desarrollo.

En primer lugar criticó el hecho de no haber realizado una licitación pública y optar por un concurso restringido, pues enfatizó que no era urgente la compra, tomando en cuenta que no hay clases presenciales.

Al recordar que el estado se encuentra en semáforo epidemiológico naranja y los alumnos volverán a las escuelas hasta que cambie a verde, no vio una razón para apresurar la compra y pagar los uniformes a un costo más elevado que en 2019.

Enfatizó que tal situación no se apega a la Ley de Adquisiciones del estado, que establece en su artículo 19 que las compras gubernamentales se realizarán por licitación y, únicamente en casos de excepción o urgencia, podrá optarse por concursos restringidos o adjudicaciones directas.