Entre los abogados laborales de Puebla es creciente el malestar por el abandono en que las autoridades del estado y la Secretaría del Trabajo tienen a la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, al Tribunal de Arbitraje y a la Procuraduría de Defensa del Trabajo.

La queja de litigantes es que estas oficinas y las de las seis juntas especiales tienen casi cinco meses cerradas, sin que hasta el momento haya una fecha para la reanudación de actividades.

Afirman que mientras en la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje hace dos semanas se regresó a la “nueva normalidad”, en la Junta Local no hay una fecha por los daños que sufrieron sus instalaciones —ubicadas a un costado del Edificio de la Secretaría de Finanzas por el lado de la 20 Sur— con los recientes aguaceros.

Señalan que se cayeron los plafones, que hay muros que se están desmoronando, que el agua se metió al sótano donde se guardan los archivos de los juicios y que en las inspecciones realizadas por personal de Protección Civil y Salubridad se dijo que no hay condiciones para el regreso.

Los abogados pidieron al secretario de Trabajo, Abelardo Cuéllar Delgado, una solución inmediata, pues la Junta no puede estar parada, con el rezago histórico que de por sí tiene, ni los juicios y promociones detenidos desde cinco meses, a falta de condiciones y personal que haga guardias o permita arreglos dentro y fuera del juicio, como sucede en la Junta Federal que pese a la emergencia sanitaria no paró del todo.

Expresaron que si las actuales instalaciones de la Junta Local con sus seis juntas especiales no garantizan la reanudación de actividades, el gobierno debe valorar otros inmuebles y alternativas, como aquel donde funcionaba la Universidad Cuauhtémoc en la colonia La Paz, o regresar al centro comercial donde antes ya estuvo la Junta.

“Lo que ya no puede suceder, es que la Junta, el Tribunal y la Procuraduría del Trabajo sigan cerradas, en perjuicio de la justicia laboral de cientos o miles de poblanos”, expusieron.