Producir un bioplástico de un solo uso, basado en economía circular y capaz de biodegradarse en alrededor de un mes al entrar en contacto con la tierra, es el objetivo principal de Arga, proyecto ganador del “James Dyson Award” 2020. 

“Fue agotador y éramos muy autocríticos, nunca estábamos conformes; el reconocimiento viene de una marca importante en el área de diseño. Saber que nuestro proyecto tendrá difusión nos motivó y unió más como equipo” señala Andrea Nieto, integrante del equipo ganador del Tecnológico de Monterrey campus Puebla. 

Saraí Rojas y Gamaliel Casiano de Creación y Desarrollo de Empresas; Ernesto Espinosa de Ingeniería en Innovación y Desarrollo; además de Daniela Ponce y Andrea Nieto de Diseño Industrial, son el equipo multidisciplinario que dio vida a esta idea que esperan sea un aporte para el medioambiente. 

El proyecto surgió de Semestre i, programa del Modelo Educativo Tec21, en el que alumnos de profesional del Tec de Monterrey, una de las mejores universidades de Puebla, fortalecen competencias a través de experiencias de aprendizaje vivencial. 

Con el reto de resolver problemáticas relacionadas con el mar y tras observar un tiempo la vida en el puerto de Veracruz, los integrantes de Arga concibieron el plan ganador. 

“Sabíamos que queríamos trabajar en algo relacionado con el sargazo, el cuál se vuelve basura y representa 80 millones de pesos al año para el país deshacerse de él, cuando en realidad puede utilizarse como una materia prima” explica Andrea. 

La idea consiste en convertir ese tipo de alga marina en alginato de sodio, sustancia con la que se genera una película comestible, que a la postre se convertirá en el bioplástico que cerrará el ciclo prodigioso de esta propuesta de valor. 

 

Cómo funciona

El primer beneficiado de manera directa es el medioambiente, ya que al entrar el bioplástico en contacto con la tierra comienza su rápida descomposición. 

Toda su cadena de valor está pensada para tener un impacto positivo, somos conscientes de que hay bioplásticos y productos tecnológicos que son una alternativa, pero es básico tener la responsabilidad de todo lo que conlleva producir el producto” comenta Andrea. 

Por ello, los integrantes de Arga piensan que el proyecto también cúmple con fines sociales, ya que esperan que el primer eslabón de esta cadena sean los pescadores, quienes al reunir y entregar el sargazo podrán tener una segunda entrada económica. 

Una vez que el sargazo es sometido a un proceso de secado y convertido en alginato de sodio, tras una intervención de aceites con propiedades antimicrobianas, el siguiente eslabón son empresas del ramo alimenticio, principalmente panificadoras. 

“Estas empresas recibirán rollos del bioplástico, con él tendrán la oportunidad de mejorar, diversificar sus empaques y colaborar con el medioambiente explica Ernesto. 

 El premio James Dyson

Es uno de los premios más importantes y codiciados a nivel mundial entre profesionales y estudiantes inmersos en el mundo del desarrollo e innovación de diseño. Cuenta con un premio global y uno específico para innovación. 

Fue en julio cuando los integrantes de Arga solicitaron participar en el concurso; tras un filtro de entre 43 países ganaron la distinción en innovación. 

En este momento el proceso continúa con 22 proyectos en la contienda. Será a finales de año que se dé a conocer al proyecto ganador, donde el equipo, ahora representante de México, espera triunfar para recibir un premio económico y acelerar su puesta en marcha. 

“Para nosotros lo importante es, ¿qué estamos haciendo como equipo para tener un impacto en el país? Creemos que México tiene fuga de talento e ideas, porque es difícil desarrollarlas aquí; hoy nos damos cuenta de que hay una luz y esperamos seguir” señala Andrea. 

Los emprendedores esperan que con el paso del tiempo Arga evolucione, mientras tanto trabajan en otras convocatorias como la beca Santander, Jump Chile (que otros equipos del Tec de Monterrey campus Puebla han ganado) y Heineken Green Challenge. 

En su trayectoria personal previa y ahora como equipo, Saraí, Daniela, Andrea, Gamaliel y Ernesto ha tenido la oportunidad de rodearse de gente talentosa. 

Han recibido apoyo de profesores, directivos e investigadores del Tec, sin embargo, una preocupación para ellos viene de la falta de acción que notan en algunos sectores. 

Hemos visto apatía por parte de la sociedad mexicana, muchos esperan que sean los demás quienes hagan algo (…) debemos sentir mayor responsabilidad, empoderarnos con herramientas para intentar un cambio” invita Ernesto. 

“Somos un solo mundo, un solo país, los problemas que suceden en las costas también son nuestros problemas; en el equipo coincidimos en que tenemos acceso a herramientas para ir sin miedo al éxito, eso nos llevó a tener un proyecto completo con mucho potencial” finalizó Andrea.