Desde la madrugada de este lunes quedó claro que, en Atlixco, al menos en la ciudad, la conmemoración de las fiestas patrias será totalmente diferente, sin verbena popular, sin familias y con un centro histórico bloqueado para impedir aglomeraciones.

 

Nunca antes, ni cuando hubo amenaza de bombas se quedó vacío el corazón de Atlixco un 15 de septiembre, nunca antes los mariachis callaron. Sin embargo, el Covid19 es la línea invisible entre lo que fue y lo que será para las futuras conmemoraciones cívicas y militares.

 

En Atlixco, el alcalde Guillermo Velázquez Gutiérrez, señaló que se acordó no cabalgata el 14 de septiembre, no verbena el 15 y no desfile cívico-militar el 16.

 

Sin embargo, dentro del palacio municipal se adornó y colgó una pequeña campana para dar el protocolario grito de Independencia que se trasmitirá por redes sociales oficiales, para que todo aquel atlixquense dentro y fuera del país pueda ser partícipe de este acto, los fuegos pirotécnicos se lanzarán desde el cerro de San Miguel para que los habitantes de este municipio los aprecien desde cualquier rincón de esta patria chica.

 

Por primera vez en muchos años las guardias de honor al lábaro patrio se efectuaron en silencio, contadas escoltas lo cubrieron y cuidaron. La actividad comenzó a las 8 de la mañana y terminó a las 12:30 del mediodía.

 

René Aguilar, presidente de la Asociación Regional de Charros de Atlixco, que formó parte de la última escolta de este día indicó que para ellos es importante participar en estos honores a la bandera, pero también es importante cuidar las medidas de prevención y mitigación del covid, por eso acudieron pocos de los que practican el deporte nacional a la cita.

 

Informó también que como parte de los protocolos ellos como asociación suspendieron su tradicional charreada y el baile de coronación de la reina de este año, “Ambos eventos tienen una gran afluencia de gente, por eso decidimos suspenderlos, este 14 de septiembre por ser el día del charro solo acudimos a misa y después nos reunimos algunos en una comida sencilla y al aire libre”, apuntó.  

 

En lo que respecta a los prestadores de servicio, principalmente restaurantes, bares y cafeterías en el municipio, el alcalde en entrevista previa, señaló que si pueden permanecer abiertos después del grito, siempre y cuando respeten que solo deben ocupar el 30 por ciento de su capacidad y realizar los protocolos correspondientes.