La vacuna rusa contra el covid-19 resultó eficaz en los sujetos que se sometieron a ella.

La Sputnik-V produjo anticuerpos en todos los participantes en las pruebas realizadas en 76 individuos en junio y julio.

Según la revista médica The Lancet, el 100 % de los participantes desarrollaron anticuerpos contra el coronavirus y no se presentaron efectos secundarios graves.

Tras estos resultados, en Rusia se probó la vacuna en miles de personas en agosto, convirtiéndose así en el primer país del mundo en contar con una vacuna contra el virus.

“Los dos ensayos de 42 días —incluyendo 38 adultos sanos cada uno— no encontraron ningún efecto adverso grave entre los participantes, y confirmaron que las candidatas a la vacuna provocan una respuesta de anticuerpos”, dijo la revista médica.

A pesar de los resultados exitosos, los médicos indicaron que se necesitan más pruebas para reafirmas la eficacia de la vacuna a nivel mundial.

“Se necesitan ensayos extensos y a largo plazo que incluyan una comparación con un placebo, así como una mayor supervisión para establecer la seguridad y la eficacia a largo plazo de la vacuna para prevenir la infección por COVID-19″.

Ante las cifras positivas, Kirill Dmitriev, responsable del Fondo Ruso de Inversión Directa, aplaudió la eficacia y desestimó los comentarios negativos que se habían realizado en torno a la efectividad de la Sputnik-V.

“Con esta (publicación) respondemos a todas las preguntas de Occidente que se han hecho de manera diligente durante las últimas tres semanas, francamente con el claro objetivo de empañar la vacuna rusa”.