Stephen Hahn, jefe de la Administración de Alimentación y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), informó que es probable hacer un “uso de emergencia” de la vacuna contra el covid-19, aunque esto implique vacunar a la población antes de que termine la fase 3 de ensayos.

“Dependerá del desarrollador si solicita una autorización y después se emite una autorización para su uso”.

Durante una entrevista con el Financial Times, Hahn indicó que esta decisión se tomaría con base en la urgencia sanitaria:

“Si lo hacen antes de terminar la fase 3 podríamos considerarlo adecuado, o no. Entonces decidiremos. El criterio legal, médico y científico es si el beneficio es muy superior al riesgo en medio de una emergencia sanitaria”.

Según las estadísticas, la vacuna estaría lista para su distribución para el primer trimestre de 2021; sin embargo, Estados Unidos es uno de los países más afectados, por lo que no descartan esta posibilidad.

“La pandemia de covid-19 coincide con la temporada política y vamos a tener que superarlo y ceñirnos a nuestros principios”.

Son dos las vacunas estadounidenses las que ya se encuentran en la tercera fase de pruebas: la de Moderna y la de Pfizer/BioNTech.

Se estima reclutar a 30 mil voluntarios para concluir los ensayos y determinar la seguridad de las vacunas.