Colectivos feministas poblanos hicieron una toma simbólica en las oficinas de la Comisión de Derechos Humanos en Puebla, en solidaridad con las mujeres que tomaron las instalaciones de la CNDH en la Ciudad de México a principio de semana.

Alrededor de las 7:30 de la mañana de este viernes, las mujeres comenzaron a llegar, con la finalidad de clausurar la entrada de esta dependencia y a través de varias consignas pidieron a las autoridades que cumplan con su labor de proteger a la ciudadanía:

“Exigimos justicia para cada una de las mujeres que ha sido violentada por nuestro sistema gubernamental, estamos aquí, como una muestra de sororidad con nuestras compañeras de Ciudad de México, nosotras somos el eco de una misma voz que exige justicia”.

Durante la manifestación no hubo personal de la CDH que recibiera a las mujeres, el lugar permaneció cerrado, a las afueras solo se encontraba una patrulla y dos camionetas de la Comisión que observaban la protesta.  

Al menos 20 mujeres llegaron a las oficinas ubicadas en la calle 5 poniente número 339, en el centro de la ciudad, para hacer llegar un mensaje a las autoridades estatales:

“Lo que pedimos al gobernador, a la Comisión y al presidente de la República es que no hagan caso omiso a nuestras legítimas demandas, lo único que queremos es que se respeten nuestros derechos y sobre todo que los hagan valer, estamos cansadas de la falta de respuesta por parte de nuestra sociedad y nuestro gobierno”.

Argumentaron que la toma simbólica de las oficinas responde a una inconformidad generalizada tras la falta de acción en los más de 49 feminicidios que han tenido lugar en el estado durante los últimos dos meses.

“No es posible que continuemos siendo falsamente representadas por políticos que callan y que ignoran sus quehaceres cotidianos”.

Este movimiento que se ha replicado en distintos estados surgió a principios de semana, en la CDMX, donde grupos de mujeres feministas ocuparon la sede de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) para convertirla en refugio de víctimas de la violencia.