Recientemente la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) emitió una alerta debido a que el durazno comercializado en la Central de Abastos podría estar infectado con salmonella.

Ante esta situación la dependencia ya realiza una investigación al respecto con el fin de evitar más infecciones de este mal, el cual se encuentra asociado con la compra de la empresa “Prima Wawona”.

 

Riesgo para centrales de abastos

Dicha advertencia llegó por parte de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos, misma que indicó acerca del riesgo que existe en el país por el consumo de este fruto.

El gobierno federal solicitó a la administración de la Central de Abasto que ayudara a realizar el retiro voluntario de estos productos a fin de que sean devueltos al productor.

 

Los duraznos que debes evitar

Para evitar posibles contagios, debes evitar los duraznos que estén empaquetados con la marca de Wawona o Wawona Organic debido a que se encuentran catalogados como “de alto riesgo”, por lo que no deben ser ingeridos por nadie.

También debe evitarse el consumo de cualquier alimento de este tipo que se haya comparado entre el 1º de junio y el 3 de agosto, inclusive aquellos que hayan sido envasados.

Debido a la aparición de síntomas relacionados con la enfermedad, las autoridades mexicanas y de Estados Unidos piden que se acuda al médico de manera inmediata con el fin de tener asesoría médica.

 

Los posibles síntomas

Para detectar el mal debes estar atenta y atento a los síntomas que puedan aparecer, tales como dolores de cabeza, sangre en las heces, escalofríos, fiebre, diarrea, calambres en el estómago, vómito y náuseas.

Las complicaciones que puede tener el padecimiento alojado generalmente en el aparato intestinal pueden poner en riesgo la vida de las personas.

De acuerdo con la Clínica Mayo, presentar el padecimiento y no recibir atención médica adecuada podría desembocar en fiebre tifoidea.

La enfermedad suele afectar a las personas que consumen productos agrícolas frescos y sin lavar, huevos crudos o incluso carne de res o pescado sin cocinar.

Foto: Agencia Enfoque