La pandemia por Covid-19 cambió en muchas formas el estilo de compra y venta de objetos por popularizar y volver cada vez más frecuentes las compras en línea ante la imposibilidad de salir de casa.

Si bien este tipo de adquisiciones podría hacerte ahorrar gasolina, tiempo o dinero del pasaje, no es una garantía de que los objetos lleguen tal cual como los pediste.

Precisamente esta fue la lección que aprendió un joven y que compartió en su cuenta de Twitter, donde señaló haber comprado un iPhone rojo a través de la tienda en línea de Sears. Sin embargo, lo único que recibió cuando tuvo en sus manos el paquete fue un Boing embalado como si se tratara de algo frágil y de mucho valor.

A través de una entrevista telefónica realizada por Radiofórmula, el joven contó la historia que le aquejó el pasado 27 de agosto, cuando su esposa y él realizaban compras en la página de la tienda mencionada.

“Era la primera vez que comprábamos ahí. Es más, ni siquiera teníamos la tarjeta de la tienda, pero la solicitamos en línea” empezó el relato.

 

Se dejó llevar por el bajo costo

El joven continuó diciendo que hicieron la comparación en varios sitios sobre el costo del iPhone SE y concluyeron que dicha tienda tenía el equipo al mejor precio, por lo que decidieron comprar dos iPhones: uno para su esposa y otro para él, pues quería renovar su teléfono celular.

“A la semana de la compra, me metí para ver el estado del pedido y me señalaba que se haría un reembolso por el equipo rojo, pues ya no lo tenían en existencia”, continuó la conversación y, como le informaron, el reembolso ocurrió a los pocos días.

Sin embargo, el pasado lunes 7 de septiembre, cuando recibió el paquete en su mensajería más cercana, lo abrió sólo para atestiguar que les había llegado un jugo Boing sabor guayaba.

Fotos: Twitter / @chapatoi