La alcaldesa de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, respondió que no habrá “linchamientos políticos” en su administración, respecto a la crítica realizada por el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta en el sentido de que no ha denunciado anomalías financieras de las gestiones de los ex alcaldes Luis Banck Serrato y José Antonio Gali Fayad.

Rivera indicó que en los casi dos años que han transcurrido de su gobierno se han realizado revisiones de las gestiones pasadas y, en caso de encontrar irregularidades se denunciarán, pero sin persecuciones, pues dijo que se busca sancionar hechos y no a las personas. 

En su conferencia de prensa de este martes, Barbosa Huerta avaló el despido de Beatriz Martínez CarreñoIsmael Cuoto Benítez y Fernando David Letipichia Castro, como secretaria de Desarrollo Urbano, director de Medioambiente y director de Desarrollo Urbano, por hacer cobros irregulares para tramitar permisos de obras.

Sin embargo, dijo que aún espera que se sancionen anomalías administrativas de los gobiernos de los alcaldes Luis Banck y José Antonio Gali, que fueron postulados por el PAN.

“Respecto a las acciones de corrupción en el ayuntamiento, bueno pues que se investigue toda forma de corrupción en cualquier orden de gobierno, me quedé esperando siempre saber de la enorme corrupción en las administraciones con Tony Gali y Luis Banck, todavía puedo pensar en conocer todo lo que pasó en ese tiempo”, puntualizó.

Al acudir a la ceremonia por el 158 Aniversario Luctuoso del General Ignacio Zaragoza, la alcaldesa fue cuestionada sobre el tema, e insistió en que se sancionarán hechos comprobados pero sin linchamientos políticos.

“No va a ser con linchamientos políticos, jamás se va a señalar a las personas correspondientes, a mí me corresponde presentar las pruebas, con evidencias”, comentó.

Hay que señalar que la administración de Rivera Vivanco no ha presentado denuncias por posibles actos de corrupción en contra de anteriores gobiernos.