En Estados Unidos una boda ha generado enorme polémica luego de que se convirtiera en un foco de infección de COVID-19, enfermedad que continúa azotando al mundo y en especial a la región estadounidense.

El estado de Maine había logrado mantenerse con menos índice de contagios en tierra norteamericana, ya que apenas registraba un aproximado de 100 muertes por la pandemia.

Sin embargo, una boda cambió el destino de este estado después de que se registrara el contagio de 25 personas de los 65 asistentes, aunque lo peor fue que todo esto derivó en más contagios fuera del estado, creando un problema mayor.

La boda tuvo lugar en agosto pasado en un lugar llamado Big Moose Inn, donde se dieron los contagios ante el evento masivo. Este hecho provocó que, de acuerdo con el centro de Control de Enfermedades de Maine, se reportaran un total de 147 contagios y 3 muertes suscitadas a raíz de este brote.

Medios estadounidenses calificaron esta celebración como una total irresponsabilidad debido al desentendimiento que tuvieron con la situación actual, pese a que dicho estado no sea uno de los que tengan mayores contagios.

Nirav Shah, director del CDC de Maine, señaló que habría comunicado sobre los posibles problemas que habían podido suscitarse con la presencia de mucha gente en eventos masivos.

Ahora, el estado de Maine tendrá que estar en vigilancia después de este importante brote, que se convertiría en uno de los más importantes en los últimos días.

Foto: Twitter / @haseebsl98