Por presuntos actos de corrupción, fueron removidos de sus cargos la secretaria de Desarrollo Urbano Sustentable en Puebla capital, Beatriz Martínez Carreño, así como el director de Medioambiente, Ismael Cuoto Benítez, según lo dio a conocer la alcaldesa Claudia Rivera Vivanco este lunes. 

Apenas la semana pasada, la presidenta municipal anunció la baja del director de Desarrollo Urbano, Fernando David Letipichia Castro, al ser acusado de solicitar cuotas al margen de la ley para emitir permisos de construcción.

En sustitución de Martínez Carreño fue nombrada Graciela León Matamoros como encargada de Despacho de la secretaría, quien previamente se desempeñaba como Gerente del Centro Histórico.

En un anuncio que fue transmitido por plataformas digitales, Rivera indicó que tras recibir denuncias y con investigaciones realizadas por el ayuntamiento, existen elementos suficientes para que se inicie una auditoría y presentar denuncias penales.

“Derivado de un proceso que se funda en denuncias y en indagatorias internas, tenemos los indicios suficientes y he instruido a iniciar una auditoría profunda, amplia y rigurosa en la Secretaría de Desarrollo Urbano y Sustentabilidad que limpie de una vez por todas este espacio que durante muchos años ha servido para la corruptela, para la corrupción entre funcionarios y empresarios inmobiliarios, lo que incluso se le denominó el cartel inmobiliario”, refirió.

La semana pasada, el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta indicó que había irregularidades en la emisión de permisos de construcción en la comuna capitalina.

Anuncian denuncias por presunto “cártel inmobiliario”

Rivera explicó que, de acuerdo con los elementos aportados por las investigaciones, es posible que en la dependencia existiera un “cártel inmobiliario”, por lo que es necesario que se revisen los procedimientos de los otorgamientos de licencias de obras, permisos de cambios de uso de suelo y cualquier otro que implique la relación directa con los ciudadanos.

A la par se presentarán denuncias por “apariencia de delito” ante la Fiscalía Anticorrupción, en contra de quienes resulten responsables de esos presuntos actos de corrupción.

La alcaldesa aseguró que tiene un compromiso con el combate a la corrupción, por lo que no se permitirán simulaciones o encubrimientos en las investigaciones que se realicen sobre el tema.

“La corrupción y la trampa no tienen cabida en este ayuntamiento, quien traiciona la confianza de la ciudadanía, lo pierde todo”, dijo.

De acuerdo con versiones periodísticas, en la Secretaría de Desarrollo Urbano Sustentable había un grupo de funcionarios vinculados con exempleados de esa dependencia, que cobraban cuotas extras por la emisión de licencias de construcción.

En ese grupo de funcionarios también estarían involucrados Miriam Durán Carsolio, quien era secretaria del ahora ex director, la jefa de Departamento de Vivienda, Yissel Juárez Reyna; y Alejandro Picasso, quien supuestamente labora como asesor de la dirección.

En la red también estaría involucrado el panista Eduardo Morales Garduño, quien se desempeñó como secretario de Desarrollo Social durante la administración del ex alcalde Eduardo Rivera Pérez.

Por su parte, el gobierno del estado acusó la semana pasada que la comuna había otorgado más de mil permisos de construcción sin tener facultades para ello, por lo que decidió ya no renovar un convenio que tenía con el ayuntamiento para agilizar ese tipo de trámites, el cual venció en julio de 2019.

Acusan adquisición de penthouse

El anuncio realizado por Rivera Vivanco se dio tras la información que el periodista Carlos Macías Palma difundió en su cuenta de Twitter, en el sentido de que la ahora ex secretaría había adquirido un penthouse en un Sonata, que es una de las zonas de mayor poder adquisitivo en el estado.

Según la publicación, el costo de la propiedad sería cercano a los 3.5 millones de pesos, y está ubicada en el Paseo Opera, Town Center.