El pasado domingo la policía de Siero en Asturias, ubicada al norte de España, atendió al llamado de una mujer de 68 años que descubrió a una mujer desorientada y con graves signos de deshidratación que se hallaba al interior de un domicilio.

Aunque en principio el hecho no significó gran cosa, luego de que los agentes la auxiliaran descubrieron que se trataba de una persona a quien su familia había estado buscando luego de desaparecer en la ciudad de León en 1995, y de quien se había denunciado la desaparición dos años después, en 1997.

 

Familia dejó de saber de ella

Esta misteriosa mujer vivía sola en una zona urbana y se dedicada al cuidado de niños y de mascotas de sus vecinos, además de llevar en este domicilio más de dos décadas.

La enigmática historia comenzó en 1995 cuando la mujer fue despedida de su trabajo, por lo que tomó su finiquito y se marchó de la ciudad de León, dejando de tener contacto con su familia, a quien solía visitar en fines de semana. Todo resultó extraño para sus allegados luego de que perdiera esta costumbre.

Tiempo después llegó a enviar una carta a la familia donde les solicitaba que ya no la buscaran, la cual acompañó de una fotografía reciente.

Para 1997 su familia denunció la desaparición; cuatro años después, en 2001, debido al parecido que guardaba con el retrato hablado de una víctima, llegó a pensarse que se trataba de una mujer cuyo cuerpo sin vida apareció en una playa de Santander. Sin embargo, las pruebas de ADN descartaron esta posibilidad.

 

Continúa en el hospital

La mujer tuvo que ser auxiliada por los agentes de la policía local luego de que la encontraron sentada en el suelo, inmóvil, deshidratada y con un nivel de desorientación tan alto que no pudo decir quién era o si tenía familiares cercanos.

Luego de una serie de investigaciones se dio a conocer que el nombre por el que la conocían en la comunicad no coincidía con su nombre real ni con la documentación encontrada en la vivienda.

Con esta información la familia pudo dar con su paradero y la mujer fue trasladada al hospital, donde permanece ingresada con pronóstico reservado y se ha dado cuenta de su caso a los Servicios Sociales de Siero para darle asistencia y seguimiento al caso.

Foto: Twitter / @Nitimix