Una maestra residente de Sabinas Hidalgo, municipio de Nuevo León, exhortó a la Secretaría de Educación Pública (SEP) cancelar el ciclo escolar actual –el cual inició de manera virtual el pasado lunes 25 de agosto- hasta que se garantice el regreso presencial a las aulas.

La razón de su petición en redes sociales se vio motivada a que muchos de sus alumnos no cuentan con acceso a tecnología, por lo que sus padres se ven obligados a usar lo poco que ganan para realizar recargas móviles y poder enviarle las tareas al finalizar su turno, desvelándose junto con los menores de edad.

"Es muy duro cargar con todo el trabajo el cual hago con mucho gusto. Pero cargar con la situación en la que viven mis alumnos es demasiado. Veo como hacen el esfuerzo en estos días, están animados.", escribió la profesora Laura Marisol Camacho Sagastegui.

“Se me rompe el corazón al leer: Maestra, me voy a quedar sin datos, cuando pueda poner una recarga le mando las tareas", "Maestra, fui hacer unos trabajitos y con lo que gane puse una recarga, por eso no había podido contestar", "Maestra, trabajo hasta tarde, disculpe la hora pero acabamos de terminar", entre otros más de la misma índole.

La situación de su alumnado provocó verdadera preocupación en la profesora, quien asegura que ya es demasiado estrés el que vivimos mientras tratamos de adaptarnos a una pandemia como para agregar que no todos tienen acceso a las tecnologías, por lo que el trabajo a distancia se suma como otra dificultad.

De acuerdo con la catedrática, las desigualdades salieron a relucir con mayor fuerza durante esta situación, pues acusa que con clases presenciales esto podría consolarse con un abrazo o una sonrisa, donde además los propios profesores podrían poner dinero de sus bolsillos para solventar el material didáctico.

Foto: Facebook / Laura Marisol Camacho Sagastegui