El ex edil de San Martín Texmelucan, Rafael Núñez Ramírez, pagó más de 2 millones de pesos a la empresa GRUBERNOVA S.A de C.V que el Servicio de Administración Tributaria declaró como empresa fantasma debido a que emitía facturas sin contar con personal ni infraestructura.

La empresa GRUBERNOVA SA DE CV realizó tres obras en el municipio de Texmelucan, la demolición y construcción de 2 aulas en el Jardín de Niños Fernando Pacheco por lo que se pagó 518 mil 850.32 pesos además de la construcción y equipamiento del comedor de la Escuela Primaria Venustiano Carranza, ubicada en la Junta Auxiliar de San Baltazar Temaxcalac, por las que se pagó 645 mil 801.12 pesos.

Así mismo la construcción del comedor en la telesecundaria Diego Rivera, ubicada en la comunidad de San Juan Tuxco, por la que se pagó 892 mil 953.32 pesos.

La suma de las tres obras que supuestamente realizó dicha empresa de la capital poblana acumulan un pago total de 2 millones 57 mil 604.76 pesos, además el municipio las acreditó como realizadas al 100 por ciento, pero dicha razón social no cuenta con activos, personal ni infraestructura, por lo que dichas construcciones no pudieron haber sido realizadas.

Además, al consultar la dirección de la empresa constructora en Google, se arrojan dos resultados, el primero, que la empresa se dedica a los bienes raíces bajo el nombre de Birsa y el segundo es, que la dirección corresponde con el negocio de barbacoa “El Hidalguense”.

Cabe mencionar que esta razón social aparece dentro de las 250 empresas que el Servicio de Administración Tributaria señaló como fantasma y que se involucran directamente con un desvío millonario que puso en el ojo público a miembros de la SEDENA.