El Instituto Electoral del Estado (IEE) de Puebla solicitó un presupuesto de 975 millones 436 mil 632.82 pesos para 2021, 41.6 por ciento más que los 688 millones 561 mil 704 pesos que le autorizó el Congreso del estado en 2018, cuando fue la última elección ordinaria.

Del monto total, 614 millones 208 mil 212.80 pesos serán para el proceso electoral del próximo año y 361 millones 228 mil 420.02 pesos para la operación del IEE.

El proyecto de presupuesto fue aprobado por unanimidad este jueves, en sesión virtual del Consejo General, sin una declaración de los consejeros ni de los representantes de partidos políticos.

El acuerdo contempla un aumento de 85 millones 989 mil 149.7 pesos para el proceso electoral, así que las elecciones saldrían 14 por ciento más caras que en 2018, cuando costaron 528 millones 219 mil 62 pesos.

Se prevé el alza con todo y que en 2021 solo se elegirán las 26 diputaciones locales y los 217 ayuntamientos, no como en 2018 que también se renovó la gubernatura.

El proyecto aprobado se enviará a la Secretaría de Planeación y Finanzas, para que sea integrado a la iniciativa de Ley de Egresos que a finales de año se discutirá y posiblemente modificará en el Congreso del estado.

Para el 2018 el IEE aprobó un proyecto de presupuesto por 847 millones 550 mil 430.75 pesos, pero diputados lo recortaron a los 688 millones 561 mil 704 pesos que finalmente le fueron aprobados.  

Contemplan gastos por sanidad

Se argumentó que el aumento de recursos obedece a que se contemplan gastos por 13 millones 782 mil 557 pesos para medidas sanitarias por la contingencia de Covid-19.

Para la “actualización” de órganos transitorios, como consejos distritales y municipales, se programaron 31 millones 262 mil 967.43 pesos.

Por un convenio con el Instituto Nacional Electoral (INE) se proyectaron 73 millones 578 mil 431.18 pesos.

INE carga gastos a estados

El instituto afirmó que el costo de las elecciones aumentará porque ahora se cubrirán gastos que antes asumía el INE.

A raíz de los recortes presupuestales aplicados por el gobierno federal, el INE se desprendió de algunas funciones y las cargó a los órganos locales.

Una de ellas es la instalación de las casillas, que antes era cubierta en su totalidad por el INE y ahora solo pondrá el 50 por ciento.