La coalición Juntos Haremos Historia impulsa una reforma para castigar hasta con 86 mil 880 pesos a cualquier persona que venda, regale o comparta comida chatarra a menores de edad en Puebla, sin importar si son sus familiares.

La iniciativa presentada este jueves por 19 diputados de Morena, PT y PES únicamente libra de multas a los padres o tutores.

La propuesta ingresó en la sesión de la Comisión Permanente y busca replicar la prohibición de comida chatarra aprobada en Oaxaca el 5 de agosto y en Tabasco el martes pasado.

Para ello se pretende agregar dos artículos la Ley Estatal de Salud, el 133 Ter y el 133 Quáter.

En el primero se busca establecer la prohibición no solo para los negocios, sino para que cualquier persona no suministre comida chatarra a los menores, pues dice:

“Con el fin de garantizar la alimentación adecuada y nutritiva de la niñez en el estado, queda prohibido a cualquier persona el suministro a menores de edad, de alimentos y bebidas envasadas con alto contenido calórico, de azúcares, sodio, grasas trans y grasas saturadas, de conformidad con las normas oficiales mexicanas. La prohibición se exceptúa respecto al padre o madre, o quienes tengan la calidad de tutores del menor”.

En el otro artículo se contempla establecer: “en todos los establecimientos que suministren alimentos y bebidas envasadas, deberán tener a la vista publicidad que al efecto la Secretaría les proporcione sobre los riesgos para la población de consumir alimentos y bebidas envasadas con alto contenido calórico, de azúcares, sodio, grasas trans y grasas saturadas”.

Las sanciones se prevén en el artículo 308, donde se advierte que cualquier persona que viole la prohibición será multada hasta con mil Unidades de Medida y Actualización (UMA), es decir, 86 mil 880 pesos.

La iniciativa de Juntos Haremos Historia será discutida antes de su eventual aprobación por las comisiones de Salud y de la Familia y Derechos de la Niñez.

PAN solo quiere concientizar

El PAN no propone la prohibición, sino la concientización, mediante reformas a la Ley de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes del Estado.

Una iniciativa contempla establecer en el artículo 45 que los gobiernos estatal y municipales tendrán la obligación de impartir programas a los menores de edad para prevenir, informar y educar sobre las “consecuencias negativas que puede originar el consumo de alimentos y bebidas con bajo contenido nutricional y de alto contenido calórico, de grasas, de sal o de azúcares”.

En el artículo 48 también se plantea obligar a los gobierno a: “informar a las niñas, niños y adolescentes sobre los riesgos que representa la desnutrición, el sobrepeso y obesidad, la malnutrición y el consumo de alimentos y bebidas con bajo contenido nutricional y de alto contenido calórico, de grasas, de sal o de azúcares”.

La iniciativa fue presentada por la diputada panista Mónica Rodríguez Della Vecchia y será analizada por la Comisión de la Familia y Derechos de la Niñez, que ella encabeza.

Nancy Jiménez Morales (también del PAN), propuso en otra iniciativa reformar sólo la fracción III del artículo 45, que obligue a los gobiernos a:

“Combatir la desnutrición crónica y aguda, sobrepeso y obesidad, así como todo tipo de trastornos de conducta alimenticia, mediante la promoción de una alimentación adecuada y nutritiva, tomando en consideración los riegos de consumir bebidas y alimentos con bajo valor nutricional y alta densidad energética y calórica, además de promover la importancia del consumo de agua potable, el fomento del ejercicio físico, e impulsar programas de prevención e información sobre estos temas”.

Su propuesta será dictaminada también por la Comisión de la Familia y Derechos de la Niñez.