De acuerdo con las últimas declaraciones de Emilio Lozoya ante la Fiscalía General de la República (FGR), el expresidente Enrique Peña Nieto habría mandado construir una casa que fungiera como museo en el Estado de México para cuando su mandato llegara a su fin; la casa tendría dentro lo que se iba a denominar “Museo del Presidente”.

Lozoya añadió que EPN lo mandó a unir esfuerzos con el secretario técnico del gabinete, Roberto Padilla Domínguez, para hacer efectiva la contratación de un fotógrafo y llevar a cabo el proyecto antes citado.

“Al inicio de la gestión de Enrique Peña Nieto como presidente de la república, este me instruyó a coordinarme con el secretario técnico del gabinete, de nombre Roberto Padilla Domínguez, de cara a que Pemex contrataría a un fotógrafo”, declaró.

"Durante la reunión con Padilla Domínguez, este me comentó que iniciara la construcción de una casa, ubicada en el Estado de México, para cuando el presidente concluyera su mandato, y que ésta contaría con un ‘Museo del Presidente’, de tal forma que el fotógrafo se encargaría de tomar las fotografías de los eventos más relevantes”, concluyó.

Además, el exdirector de PEMEX señaló que Padilla Domínguez le habría comentado que el contrato sería por un monto que llegaría hasta los dos o tres millones de pesos mensuales.

Aproximadamente un mes después, Antero Rodarte, quien manejaba el efectivo de Peña Nieto, preguntó cómo sería la contratación del fotógrafo, luego de que Juan Armando Hinojosa, de Grupo HIGA, ya había iniciado la construcción de la casa y el museo, añadió.

No obstante, Lozoya Austin aseguró que contraloría los puso en su mira, por lo que el proyecto dejó de ser sostenible.

Asimismo, explicó que los recursos para construir la “Egoteca”, como se le conocía al museo, provenían de presuntas extorsiones a empresas del sector de la construcción realizadas por Armando Hinojosa.

Con información del medio Debate.

Foto: Twitter / Jenaro Villamil