Marisol Calva García, secretaria de Operación Política del PRI en Puebla, renunció este miércoles al partido al señalar que ya no encuentra un equipo fuerte en el tricolor.

Su salida la dio a conocer un mes después de la designación de Néstor Camarillo Medina como dirigente estatal del PRI, mientras versiones periodísticas apuntan que habrá más renuncias de personajes importantes el fin de semana.

“Hoy decido ser libre y congruente. Me voy del @PRI_Nacional y me comprometo con el #RelevoGeneracional”, escribió en su cuenta de Twitter.

Su publicación la acompañó de un video donde dijo que se iba del partido por “congruencia” con sus valores, y felicitó a los militantes que han hecho o harán lo mismo.

Adelantó que comenzará nuevos proyectos, aunque no dio detalles.

Aunque inicialmente trascendió su incorporación a Redes Sociales Progresistas (RSP), organización que busca ser partido político nacional y que en Puebla lidera el expriista Ramón Fernández Solana, por la tarde ella misma lo negó.

Ya no ve fuerte al PRI 

Sin precisar su inconformidad con el priismo, advirtió que ya no ve que haya un equipo que ayude a Puebla y a México a enfrentar los problemas sociales, especialmente la crisis derivada de la pandemia de Covid-19.

No aclaró si tuvo un conflicto con Camarillo Medina, pero enfatizó que sus valores la obligan a nunca usar “la sumisión para ocupar la silla”.

La también exsecretaria de Vinculación con Instituciones Educativas, refirió que para ejercer un puesto ella cree “en la lealtad, los valores y la creatividad”.

Tras 14 años de militancia, auguró que viene un relevo generacional importante que será positivo para el PRI, pero se dijo convencida de tomar un rumbo distinto. 

Calva García fue candidata del PRI a diputada local dos veces y una a diputada federal, su última postulación fue en 2018 y perdió la elección por el distrito XX de Puebla capital.