Alan N. de 14 años de edad, es el menor que fue golpeado por policías municipales de Huauchinango, al reclamar una carretilla con aguacates y cacahuates mismos que su madre vendía cerca de la colonia El Paraíso.

En entrevista para una radio local, el menor describió que su madre se encontraba vendiendo los productos, cuando elementos de seguridad pública se los decomisaron, sin explicarle la razón, por lo que al incautarle su carretilla y productos decidió seguirlos en una motocicleta para saber a dónde los llevaban.

Alan relató que, a la altura del mercado municipal, sobre la calle Bravo, elementos de vialidad lo detuvieron, exigiendo documentos de la motocicleta y el uso del casco, el menor argumentó a los policías que la documentación estaba en su casa y el casco no lo portaba porque no había podido comprar uno y sin más explicación alrededor de 6 policías municipales intentaron someterlo a golpes, para después subirlo a una patrulla.

Alan indicó que ya arriba de la patrulla los elementos de seguridad pública continuaron golpeándolo e incluso le rociaron gas pimienta y la golpiza continuó incluso ya que estaba en los separos.

La madre del menor mostró su indignación, señalando que ha sido constante el acoso por parte de personal de comercio y abasto quienes exigen a los ambulantes cuotas de 40 o 50 pesos por permitirles vender sus productos.

La mujer identificó al menos a 3 inspectores quienes continuamente los acosan y señaló también la actuación de Octavio Lazcano, subdirector de comercio, a quien acusó de organizar estos cobros.

La madre del menor hizo un llamado enérgico al presidente municipal Gustavo Vargas, para que se haga justicia en el caso de su hijo, pidiendo una sanción para los policías involucrados.