El plan del gobierno del estado para asumir el control de la seguridad en la capital está empantanado.

La alcaldesa de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, argumentó que el decreto que emitió el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta para tomar el mando de la Policía Municipal, es ambiguo, motivo por el que no lo ha asumido.

A su vez, Barbosa acusó falta de voluntad de Rivera para trabajar coordinadamente, y al tiempo recordó que ya solo le resta un año a su gestión como presidenta municipal.  

“Ya vamos al último año de los ayuntamientos; ya nadie puede decir que va a perfilar un nuevo rostro de los gobiernos en cada ayuntamiento. Ya fue lo que fue; no hay ya otra forma de lo que ha sido. A mi gobierno le toca ser responsable de la seguridad pública en el estado, que debiera tener la colaboración de todos los ayuntamientos. Pues sí, pero si no es posible, no me voy a detener; la capital es muy importante y vamos a seguir trabajando”, comentó.