En Puebla falta seguridad y atender el desabasto de los hospitales, señaló el dirigente estatal del PRI, Néstor Camarillo Medina, al evaluar el primer año de gobierno de Miguel Barbosa Huerta. 

Sin abundar en su diagnóstico el exalcalde de Quecholac solo mencionó este lunes que el gobierno de Morena se encuentra “en desarrollo” y falta atender especialmente la inseguridad y la salud. 

En rueda de prensa virtual evitó emitir una postura crítica e incluso se mostró comprensivo de que la pandemia de Coivd-19 afectó las acciones de gobierno. 

Con el argumento de que el tricolor no va a “politizar” la emergencia sanitaria, únicamente pidió al gobierno hacer su trabajo y abrirse al diálogo. 

Hizo un llamado a la “reconciliación” y a formar un frente de autoridades y partidos políticos para enfrentar la pandemia. 

A pesar de esto sostuvo que el PRI tendrá una posición crítica cuando sea necesario. 

Por ello advirtió que señalará los errores “cuando las cosas no se estén atendiendo o cuando no se sigan haciendo”. 

Aplauden reformas 

Por otro lado, el delegado nacional Américo Zúñiga Martínez celebró las reformas que se pondrán a discusión este lunes en la asamblea virtual del Consejo Político Nacional. 

Sostuvo que con las modificaciones el partido se fortalecerá de cara a las elecciones de 2021, aunque no se enfocó en alguna. 

Camarillo Medina intervino para adelantar que esta semana habrá “muchos cambios” en el tricolor, pero tampoco precisó cuáles y solo llamó a la unidad entre militantes. 

En lo que hace a las coaliciones insistió que el PRI no se cierra a ninguna alianza y está dispuesto a escuchar las ofertas de todos los partidos políticos. 

Las reformas que se votarán esta tarde buscan permitir las alianzas con partidos políticos de distinta ideología y crear la comisión de Justicia Partidaria y la secretaría de Asuntos Migratorios en sus dirigencias de todos los estados, incluida la de Puebla.