Será este viernes cuando el gobierno de Puebla presente una propuesta para reanudar las actividades que no son esenciales en el estado, la cual será construida en colaboración con la administración federal, según anunció este lunes el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta.

Con ello quedaría pospuesto el siete de agosto que la semana pasada anunció el mandatario, como fecha posible para iniciar la reapertura de comercios que no son prioritarios, aunque no aclaró el punto.

En su conferencia de prensa de este lunes, Barbosa refirió que tras la visita del subsecretario federal de Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, el  fin de semana, se acordó que se construiría una propuesta de reactivación –que había sido rechazada por el mandatario ante el alto índice de contagios de covid-19–.

Puebla se mantendrá en los próximos 15 días en color rojo de semáforo epidemiológico del coronavirus, según estableció la semana pasada el gobierno federal, lo que impide la reanudación de aquellas actividades o comercios que no sean prioritarios.

Habrá propuesta conjunta

En su conferencia de prensa, Barbosa indicó que será este viernes, cuando se presente la propuesta de una reactivación paulatina de actividades comerciales, sociales, deportivas y religiosas.

“El viernes que estuvo la secretaria de Bienestar y otros integrantes del sistema de salud del gobierno federal, entre ellos el subsecretario López-Gatell, hablamos y quedamos de construir esta semana un modelo de regreso de actividades en Puebla para el día siete de agosto. Vamos a hacer una propuesta, diría yo, viernes a más tardar (…)”, expresó.

Indicó que la “buena coordinación” que hay con las autoridades federales, permitirá a su gobierno tomar decisiones acertadas sobre cómo y cuándo deben reabrirse los comercios que no son esenciales.

De cualquier forma indicó que es necesario que el riesgo tanto de abrir como de no hacerlo, “es muy alto”, pues pueden generarse brotes de contagios, por lo que indicó que es necesario contar con condiciones como una baja en los casos.

Por el contrario, indicó que negarse a abrir los comercios, puede generar una presión social muy fuerte, por lo que se apostó por construir una propuesta adecuada.

Desde el primero de junio, cuando el gobierno federal concluyó la Jornada Nacional de Sana Distancia, Barbosa se negó a abrir comercios o fábricas no esenciales como las plantas automotrices y sostuvo su postura hasta la semana pasada, pues aseguró que con el semáforo rojo, es imposible hablar de la reanudación de actividades.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Salud del estado, Puebla cerró la semana con un promedio de 268.7 casos diarios, mientras que la semana antepasada, la media fue de 295.5.