Es muy común que cuando cortamos un aguacate para comer y dejamos la otra mitad para otra ocasión, la apariencia de nuestra fruta cambie. Generalmente envolvemos la otra mitad en papel, aluminio o sólo la dejamos en un recipiente. Sin embargo, los resultados casi siempre son los mismos: un aguacate oxidado.

Al cambiar la apariencia del aguacate hace que luzca muy poco apetecible y tenemos que desperdiciarlo en su mayoría, situación no tan agradable, pues no es muy barato. Por ello, nos dimos a la tarea de buscar algunos trucos para que le digamos adiós a los aguacates oxidados.

Zumo de limón

Lo único que tenemos que hacer es untar zumo de limón a la parte que vamos a guardar. Posteriormente, la colocamos en un recipiente con tapa y lo guardamos en el refrigerador.

Agua fría

Es una de las mejores maneras para conservar el aguacate cortado. Sólo tenemos que colocar la parte en un recipiente con agua fría. Después de permanecer sumergido por 24 horas, el aguacate perderá un poco su consistencia pero sólo tenemos que quitar el exceso con una servilleta y, ¡listo!

Aceite de Oliva

Funciona igual que el truco del agua. Sumergimos el aguacate en un recipiente con aceite de oliva, o bien,  hacemos un spray  y lo rociamos en la mitad del aguacate.

Cebolla

Sólo tenemos que partir trocitos de cebolla y ponerlos en un recipiente. Después ponemos nuestro aguacate, lo tapamos y lo reservamos en el refrigerador. Cuando lo utilicemos, el aguacate estará como recién partido.