Aunque han tenido el respaldo del gobierno estatal en el primer año de la administración, la pandemia del coronavirus detuvo la gestión o realización de obras y programas en los municipios de Puebla.   

Así lo señalan los presidentes municipales de Tepeaca, Rafael Lara Grajales, Altepexi, Tochtepec y Tlachichuca, quienes destacaron mejoras en seguridad pública, por lo que incluso los índices delictivos disminuyeron en sus municipios.

Será este primero de agosto cuando el morenista Miguel Barbosa Huerta cumpla su primer año al frente del gobierno de Puebla.

En junio de 2019, aun como gobernador electo sostuvo su primera reunión con alcaldes del estado, en la que prometió gestionar más recursos ante el gobierno federal para aplicarlos en obras municipales.  

Esperan despegue de Ciudad Modelo

Alejandro Vera Palacios, quien está al frente del ayuntamiento de Rafael Lara Grajales, indicó que el gobierno estatal tiene programada la construcción de obras escolares, las cuales están pendientes, pero espera que se reanuden una vez que las condiciones sanitarias lo permitan.  

Para el segundo año de la administración barbosista, el alcalde espera se detone la Ciudad Modelo de Audi, debido a que ello podría generar un área de mayor desarrollo y empleo para la región.

Agregó que durante el primer año de la gestión de Barbosa Huerta su administración recibió una patrulla que ayudó a reducir los índices delictivos.

Necesario adecuar escuelas

Sergio Salomón Céspedes, alcalde de Tepeaca, comentó que su municipio sí ha contado con el apoyo de la administración estatal, particularmente en seguridad pública, lo que ha ayudado a disminuir los actos delictivos.

El alcalde, que fue postulado por el partido Compromiso por Puebla, indicó que ha contado con la colaboración de Barbosa, pese a que son de partidos políticos distintos.

Para el siguiente año de la gestión barbosista, el alcalde indicó que es complicado saber si se realizarán o no obras en conjunto, pues ante la crisis económica no hay certeza sobre cuál sea la disponibilidad presupuestal.

Sin embargo, comentó que quizá es necesario que empiece una planeación sobre las adecuaciones físicas que se tendrían que realizar en las escuelas, en caso de que la pandemia continúe.

Sacar jugo a participaciones

En tanto, el alcalde de Tlachichuca, Miguel Morales Centeno, refirió que aunque sí ha contado con el respaldo de la administración estatal, es necesario que los propios presidentes municipales realicen sus esfuerzos individuales por cumplir sus compromisos.

Por ejemplo, comentó que las alcaldías deben optimizar las participaciones federales que reciben y no esperar que sea el gobierno del estado el que inicie las obras.

“Agradezco al gobernador su apoyo pero no puedo estar supeditado, uno tiene que saber qué hacer con sus propios recursos”, comentó.

Pandemia paralizó obras

Pablo Desiderio Miguel, alcalde de Altepexi, lamentó que las obras planeadas de forma conjunta con el estado tuvieran que suspenderse por la pandemia de coronavirus, las cuales tienen que ver con la construcción de salones y bardas.

El presidente municipal señaló que también por la contingencia sanitaria se suspendió la gestión de obras ante el estado, sin embargo consideró que hay una óptima coordinación en materia de seguridad pública, lo que disminuyó la incidencia de delitos.

Por su parte, el alcalde de Tochtepec, José Gregorio Julio Aguilar Andrade, expuso que el primer año del gobierno de Barbosa se tornó incierto en obras para los municipios, pues la contingencia sanitaria orilló a la suspensión de proyectos.

Ante la suspensión de actividades, también se quedó en el aire la gestión de obras, pues fueron cerradas las dependencias federales en las que el estado podría hacer trámites.

El edil reconoció que además municipios como el que gobierna se enfrentan a deudas que heredaron de gobiernos anteriores, por lo que consideró necesario que el gobierno del estado los respalde a través de apoyos económicos extraordinarios, pues el recorte de participaciones que sufren ya llega a un 40 por ciento.  

Para el segundo año de la gestión de Barbosa, el alcalde señaló que ya cuenta con proyectos ejecutivos para realizar dos bulevares pequeños, así como como una calzada que costarían unos 17 millones de pesos, por lo que confía en que contará con el apoyo de la administración estatal.