Grandes cantidades de combustible ilegal ingresan a México a través de las Aduanas de Tamaulipas, aseveró  Horacio Duarte, Administrador General de Aduanas.

“Reynosa es el punto más grave, donde se demuestra que la complicidad o la sumisión de funcionarios, no sólo de las Aduanas, permite la entrada ilícita de combustibles”, afirmó el funcionario.

 “Si bien ha disminuido el huachicol tradicional, que era el robo en ductos (de Pemex), ahora nos estamos enfrentando al ingreso de hidrocarburos por la frontera tamaulipeca, distorsionando el mercado nacional, los precios, afectando a los importadores legales y a Pemex”, dijo Duarte en entrevista para Entredichos, retomada por el diario Reforma.

Desde enero de 2019, en el marco de los operativos antihuachicol del gobierno federal, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) detectó que gasolineras de Tamaulipas, Coahuila, Durango y de Monterrey, Nuevo León, vendían combustible que no le habían comprado a Pemex.

Ayer, Duarte precisó que se trata de un “contrabando bronco”, denominado así porque ingresa sin pagar un peso de impuestos, aunque también hay “contrabando técnico”, en el que se declara sólo una parte de lo que realmente entra.