Como parte de los trabajos para realizar una correcta reinserción social en los distintos centros penitenciarios del estado, un total de mil 729 personas privadas de la libertad cursan estudios que van desde alfabetización hasta diplomados y maestrías.

En alfabetización, la Subsecretaría de Centros de Readaptación Social tiene contabilizadas a 132 personas, así como 287 oyentes de las materias que son impartidas a sus compañeros.

Asimismo, 339 personas privadas de la libertad se encuentran en nivel primaria, 335 en secundaria, 506 en preparatoria, 101 en licenciatura, dos en maestría y 27 en diplomados.

Cabe resaltar que del total que toman clases durante su proceso de reinserción, mil 611 son hombres y 118 mujeres.

El acceso a la educación de la población en los diferentes penales del estado permite una correcta reintegración a la sociedad y promueve una justicia adecuada, se indicó en un comunicado.