Salud, inversiones y desempleo son los temas pendientes al cumplirse el primer año de gobierno de Miguel Barbosa Huerta, desde la perspectiva del sector empresarial en Puebla, además de los retos que implicarán para el segundo año los efectos de la pandemia del Covid-19.

Los representantes de las cámaras empresariales y sindicatos locales consideran que la propia contingencia sanitaria complica hacer una evaluación general de la administración estatal, además de la evidente fractura en su relación con el mandatario por la reactivación económica.

Economía, salud y seguridad, prioridad para la IP

En entrevista con e-consulta el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Ignacio Alarcón Rodríguez Pacheco, consideró que los pendientes que el gobernador enfrenta son el desempleo y la promoción de Puebla como un estado capaz de recibir inversiones apenas concluya la fase crítica de la pandemia.

"Yo creo que algo importante es seguir fomentando la inversión, lo que me preocupa mucho es que va a haber mucho desempleo porque ha habido más de 41 mil personas que han sido liquidadas de las empresas. Hay que ver cómo generamos inversiones y certidumbre para que la gente quiera seguir invirtiendo en Puebla y que esto haga que podamos emplear a la gente en un corto plazo", dijo el empresario.

Desde su punto de vista, consideró que el tema económico será lo más complicado porque después de cuatro meses de inactividad económica se han generado deudas y diversas empresas pidieron préstamos para afrontar el confinamiento, sin embargo apeló a que no se rompa el vínculo entre la iniciativa privada y el gobierno.

En este mismo sentido Fernando Treviño Núñez, presidente del Centro Empresarial de Puebla (CEP-Coparmex), señaló que además del tema económico otros de los pendientes es la salud, que se ha vuelto primordial con la pandemia y el de la seguridad pública, que ha sido una constante en las demandas al gobierno, no sólo del sector empresarial sino de la sociedad en general.

"Hoy tiene temas (pendientes) relacionados como el de la seguridad que por supuesto es siempre constante; el tema de la salud y, ahora, el de la reactivación económica que va a ser muy importante para poder caminar hacia adelante y obviamente esto va emparejado con el tema de la salud", expuso Treviño Núñez.

Recordó que los analistas prevén un problema en materia económica muy importante ya que lo peor de la pandemia podría darse para el segundo semestre del año, con efectos negativos tales como el desempleo.

Por su parte la presidenta de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados (Canirac), así como el de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco), Olga Méndez Juárez y Marco Antonio Prósperi Calderón, coincidieron en que el coronavirus tiró proyectos que fueron promesas de campaña.

De acuerdo con Méndez Juárez, uno de los grandes pendientes es el tema de la seguridad pues en su momento se prometió que se adquirirían 1 mil patrullas, además de que desde su punto de vista sigue haciendo falta promocionar al estado como un destino para el turismo nacional e internacional.

En tanto que Prósperi Calderón señaló que "falta mucho por hacer y las propuestas que hicieron creo que por el tema del Covid como que no están caminado. Uno era Cuidad Modelo y otros proyectos que iban a marcar el trabajo de este gobierno, pero me parece que está todo detenido por el tema del Covid y seguimos teniendo problemas de seguridad, ahorita el tema de salud y el económico y creo que falta mucho por hacer en Puebla".

La pandemia dificulta hacer una evaluación general

Los representantes de las cámaras empresariales coincidieron en que la pandemia impide hacer una evaluación general del primer año de gobierno de Miguel Barbosa Huerta, pues entienden que el Covid-19 ha pospuesto muchos de los proyectos.

"La pandemia partió a la mitad su periodo, eso es algo que no estaba en el radar de nadie y eso hace que más que una evaluación yo creo que tenemos que ver hacia dónde vamos (...) es muy difícil hacer una medición de un año cuando por seis meses nos la hemos pasado en una situación atípica (...) antes de que pasara todo esto veíamos un tema de inseguridad muy complicado en el estado, incluso esta pandemia ha modificado todos los indicativos", señaló José Juan Ayala Vázquez, presidente del Consejo de Comerciantes del Centro Histórico.

Sobre el primer año de la 4T en Puebla, el presidente del CCE señaló que "como todo, han habido cosas muy buenas y otras que no han sido de lo mejor, pero yo creo que desgraciadamente le tocó vivir al gobernador, y a mi en lo particular, una etapa muy difícil que ha sido el tema del Covid, yo creo que a todos nos sacudido y han sido unos meses complicados".

Mientras tanto la representante del sector restaurantero, Olga Méndez Juárez, señaló que independientemente de hacer una evaluación del gobierno, es necesario dejar de lado las preferencias políticas y personales, para apostar por el diálogo.

"Aquí lo que tenemos que hacer es quitarnos sentimientos personales (...) si nos tomamos las cosas personas no vamos a llegar a nada, yo creo que el diálogo, la apertura y la disposición de trabajar y hacer las cosas claras y ordenadas todos apostándole porque tenemos que saber juntos a Puebla tenemos que quitarnos de protagonismo que nos lleva a nada", señaló.

El presidente del CEP-Coparmex, Fernando Treviño Núñez, evitó calificar el primer año del gobierno de Barbosa Huerta, aunque Leobardo Soto Martínez, secretario general en Puebla de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) indicó que tiene una evaluación aprobatoria la gestión del mandatario.

"Positiva en lo general, aprobado, son muchos retos (...) ha sido respetuoso con las autoridades sindicales y hemos tenido mucho trabajo con Abelardo Cuéllar (secretario de Trabajo), con David Méndez (secretario de Gobernación) y en esta pandemia mucho más con la secretaria de Economía (Olivia Salomón) que nos apoyado con la dirección de Protección Civil y hemos logrado mantener la paz social y laboral", sostuvo Soto Martínez.