Comerciantes de áreas aledañas a planteles educativos en Puebla, describen su situación económica como crítica, al tener un decremento total en las ventas de sus productos durante estos meses de aislamiento y denuncian la falta de apoyo por parte de autoridades municipales y estatales.

En las inmediaciones del Centro Escolar Niños Héroes de Chapultepec, en temporada de clases se contabilizan hasta 50 comercios ambulantes, adscritos a diversas organizaciones populares.

Alfredo Benitez, vendedor de jugos en la entrada del jardín de niños de la institución, sobre la calle 11 poniente, declaró que el paro abrupto de las ventas en marzo de este año llevó a muchos compañeros vendedores a dimitir la reinstalación de sus puestos cuando reinicien las clases presenciales.

Detalló que regresaron a vender a esta zona a finales del mes de mayo, esperando poder generar ingresos para sus hogares, sin embargo, las ventas son demasiado bajas, aún cuando en años anteriores el receso escolar les significaba una entrada mínima pero permanente.

Explicó también que como vendedores y como integrantes del FOCEM (Frente de Organizaciones Ciudadanas en Movimiento), han buscado apoyos por parte del gobierno del municipio, sin que hasta el momento el ayuntamiento les dé noticias o algún recurso para la subsistencia, como despensas o dinero en efectivo.

María Mercedes, vendedora de alimentos, explicó que en estos dos meses sin ventas tuvo que recurrir a actividades comerciales del mismo giro en su hogar, sin que pudiera igualar los ingresos que le representa su puesto en el centro escolar.

Recalcó que este ritmo de ventas no es viable y  se dijo expectante deque esta situación mejore, pues de otra manera sería inviable mantener su negocio.

Cierran por el pago de renta

Alberto Rodríguez, vendedor de uniformes escolares en la calle 10 sur, de frente al CENHCH, explicó que lo dramático de la situación económica se agrava cuando tienen que pagar renta, pues ninguno de los arrendadores de la zona dio facilidades de pago a los arrendatarios por el Covid-19.

Declaró que muchos comercios han cerrado de manera definitiva, que cada día ve más complicado que vayan a subsistir sin que el gobierno o alguna instancia intervenga a su favor.

Michelle, dependiente de una papelería en la misma calle, explicó que el que los estudiantes no regresen a clases en agosto pone al borde de la quiebra su local, pues depende exclusivamente de la actividad en las inmediaciones del centro escolar para subsistir.

Aplazar el regreso a las aulas

Todos los testimonios recogidos indicaron que no se oponen a la medida de aplazar el regreso a clases, pero también esperan una respuesta inmediata para estos comerciantes, pues declaran que esta es su única fuente de ingresos.

La situación presenta una situación grave para miles de familias, ya que el estado tiene más del 90% de sus unidades económicas en la informalidad.