A partir del 1 de agosto podría darse la reapertura gradual de negocios no esenciales y el servicio a la mesa en restaurantes y cafeterías con un aforo máximo del 30 por ciento, según lo tratado en una reunión entre empresarios y representantes del gobierno del estado.

De forma breve y sin dar más detalles, el presidente de la Red Mexicana de Franquicias (RMF), Francisco Lobato Galindo, adelantó que el personal de la Secretaría de Gobernación habría aceptado iniciar con la reapertura gradual de los negocios a partir del próximo sábado 1 de agosto.

Los representantes de otras cámaras empresariales, en su mayoría las afiliadas al Consejo Coordinador Empresarial (CCE), evitaron confirmar lo ocurrido en la reunión que este día tuvieron con el sector gubernamental pues incluso no todos los representantes fueron convocados a la misma.

Uno de los principales acuerdos sería la restricción del aforo en lugares de comida preparada como restaurantes y cafeterías, por lo que se permitiría la venta con servicio a la mesa al 30 por ciento y preferentemente en espacios con terrazas o área ampliamente ventiladas.

Hasta la mañana de este lunes el gobernador Miguel Barbosa Huerta reiteró que la ola de contagios de Covid-19 en Puebla seguía siendo alta, por lo que adelantó que el semáforo epidemiológico seguiría en rojo, sin precisar por cuánto tiempo más se mantendría está calificación para el estado.

Aunque la postura del gobierno estatal ha sido replicada principalmente en el municipio de Puebla, en otros municipios del área metropolitana como CuautlancingoAtlixcoSan Pedro y San Andrés Cholula, las autoridades municipales han sido más permisivas con la reapertura de restaurantes y han tolerado la operación de bares y baños públicos.