Un estudio en donde participaron investigadores de la Facultad de Psicología de la UNAM, y la Asociación Civil para el desarrollo indígena Xuajin, Me´phaa A. C, fue publicado por la revista Scientific Reports, de Nature. El estudio indica que los parásitos que viven en el intestino también son responsables del desarrollo y persistencia de la depresión.

De acuerdo con los investigadores, las bacterias microbiota y los parásitos que viven en el intestino son responsables de los cambios de comportamiento. La investigación se realizó con hablantes de me´phaa, analizando  muestras fecales de adultos y niños de los pobladores de las comunidades indígenas del estado de Guerrero.

Elvia Ramírez Carrillo e Isaac González Santoyo indicaron que el parásito Ascaris lumbricoides produce alteraciones en la microbiota intestinal,  y además aumenta los síntomas de depresión.

Ramírez Carrillo explicó que los adultos son más susceptibles porque estos parásitos interfieren con especies  de bacterias que participan en el metabolismo de la dopamina, que es uno de los principales moduladores en los síntomas de la depresión.

Este estudio servirá a la comunidad científica como punto de partida para otras investigaciones. De acuerdo con los investigadores, el siguiente paso es comparar la  variedad microbiana de los pobladores que participaron en el estudio con los habitantes de algunas ciudades, pues piensan que el estilo de vida está relacionado con el desarrollo de estos microorganismos.