La Arquidiócesis de Puebla pidió a los fieles mantener el confinamiento  y a que continúen respetando los protocolos de las autoridades sanitarias para evitar más contagios de Covid-19, haciendo especial énfasis en el uso del cubrebocas que en los últimos días ha causado polémica por su efectividad.

Con una catedral vacía, en la misa dominical el arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa, indicó que se está viviendo una situación muy difícil de enfermedad y sufrimiento, por lo cual se debe apreciar, valorar y cuidar nuestra vida y la de los demás, desde su concepción hasta su final. 

Expresó que en este tiempo de pandemia es necesario establecer acciones coordinadas, “caminar solos en la vida sin la gracia de Dios y sin la colaboración de los demás, no es buena idea, nos lleva al fracaso, de ahí la importancia de saber combinar nuestras actividades con la gracia de Dios. Querer caminar sin Dios es el peor fracaso del hombre”.

Agregó que es necesario seguir las indicaciones de la Secretaría de Salud y para las personas que tengan que salir, por necesidad de ganarse el sustento para la familia, que tomen todas las precauciones y usen cubrebocas. Los que pueden quedarse en casa, que lo hagan para evitar la propagación del Covid-19.

Sánchez Espinosa pidió  por todo el personal médico y de servicio que están en los hospitales dando vida para salvar vida, de los que se encuentran enfermos de coronavirus.

"Sigamos, queridos hermanos, observando las indicaciones que nos da la Secretaría de Salud, reiteró.

La semana pasada hubo posturas polémicas por el uso del cubrebocas como la del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien señaló que su eficiencia no estaba comprobada, aunque otras autoridades como el gobernador Miguel Barbosa Huerta recordó que en Puebla  hay un decreto para su uso obligatorio en espacios públicos.