Entre el 17 y el 26 de julio, los contagios de coronavirus en los penales de Puebla crecieron 10 por ciento, de acuerdo con reportes de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

Los casos pasaron de 202 a 222 en ese periodo, lo que implica una diferencia de 20 personas más que contrajeron el virus.

Como estrategia para frenar la propagación del covid-19 en las cárceles poblanas, el gobierno del estado concentra a los internos con contagio en las instalaciones del Centro de Internamiento Especializado para Adolescentes (Ciepa) para su atención médica.

20 contagios en 8 días

El 17 de julio, la CNDH reportó que se registraban 202 contagios en las penitenciarías de Puebla, además de 25 muertes.

Mientras que para el 26 de julio -9 días después-, la Comisión informó que los reos con coronavirus alcanzaron 222 y además agregó otras dos muertes para sumar 27. Esto implica 20 personas más con contagio en poco más de una semana.

En ambas fechas Puebla se ubicó como el segundo estado con más casos después de la Ciudad de México, que el 17 de julio reportó 1 mil 41 y el día 26 de ese mismo mes notificó 1 mil 93, es decir, 52 personas más.  

En su último informe, la CNDH puntualizó que se realizó una verificación de los datos que tenía el gobierno de Puebla, por lo que sus cifras disminuyeron, “toda vez que se realizaron las correcciones pertinentes en todos los rubros”.

Debe recordarse que en la primera semana de junio, la Comisión advirtió que la “sana distancia” para evitar contagios de covid-19 no es una medida que pueda cumplirse en la mitad de los centros penitenciarios de Puebla, pues están sobrepoblados.

Por otra parte, el personal de la CNDH identificó que tampoco hay control para separar a las personas que contrajeron el virus y que se encuentran en las cárceles, lo que podría propiciar más contagios.

“La dinámica establecida para resguardo y cuidado de los casos positivos de COVID-19, se observó desorganizada, y los pacientes no contaban con insumos de protección”, se indicó en el informe.

Por ello, ubicó a un grupo de personas con contagio que se desplazaban en varias áreas del Cereso de San Miguel, lo que constituye un riesgo de dispersión del virus.

“Se observó que el grupo de 19 personas positivas a COVID-19, alojadas en el área de ingreso, se encontraban hacinadas, deambulando libremente por ese espacio y teniendo contacto con otras personas privadas de la libertad que les llevan insumos y productos”, se indicó.