En libertad se encuentran los policías municipales detenidos en 2019 luego de que fueran acusados de diversos delitos, entre ellos el de robo, cometidos en agravio de padre e hijo, los cuales, según se supo posteriormente, contaban con historial delictivo.

Fuentes cercanas al caso aseguraron que las liberaciones ocurrieron entre abril y junio del presente año. Cuatro de los expolicías acusados demostraron su inocencia y tres más fueron hallados culpables, ante lo cual buscaron un procedimiento abreviado, previo acuerdo con los denunciantes Luis N, y Luis Ángel, quienes fueron señalados por vecinos de la unidad habitacional La Ciénega, de pertenecer a la banda de “Los Peques”.

Karla N, policía del Sector Uno, al igual que Miguel Ricardo N, Jesús Ángel N, José Rafael N, Lizbeth Mireya N, Bryam N, y Luis Felipe N, elementos del Grupo de Atención y Reacción Estratégica Policial (GAREP), fueron arrestados el 22 de febrero de 2019, ya que meses antes fueron denunciados por padre e hijo, de secuestrarlos, golpearlos y robarles.

El caso llegó hasta los tribunales locales, donde un juez de control los vinculó a proceso y envió a prisión, hasta que se resolviera su situación jurídica.

Los hechos condujeron hacia la desaparición del GAREP, ordenada por Claudia Rivera Vivanco, alcaldesa de Puebla.

Un mes antes, el 31 de enero de 2019, otros dos policías municipales de Puebla fueron detenidos pero por encubrir a su compañero acusado de violar a una detenida, en la zona de Los Fuertes de Loreto y Guadalupe.