Funcionarios que estuvieron en la Secretaría de Educación Pública (SEP) en los primeros meses del gobierno de Luis Miguel Barbosa o que fueron contratados en el gobierno interino de Guillermo Pacheco Pulido están de regreso en la dependencia.

Entre ellos Bertha Villavicencio Ramos, quien acaba de ser nombrada directora de Recursos Humanos; antes de su salida se desempeñaba como jefa del Departamento del Personal Estatal. Es licenciada en Ciencias de la Computación y laboraba como profesora de la BUAP.

Su nombramiento fue directamente palomeado por el gobernador Barbosa, al que conoció en campaña siendo presidenta de la Red de Mujeres por la Reconciliación de Puebla.

Otro que también está de regreso es Sergio Alegría Vallejo, quien llegó al gobierno del estado en 2019 como director de Administración y Presupuesto de la SEP. Ahora en su nuevo cargo despacha como director de Recursos Financieros.

Uno más que ya volvió a la dependencia es Silvestre García García, quien regresó al puesto que tenía en el periodo de José Guadalupe Sánchez Aviña como Oficial Mayor de la SEP: director de Tecnologías de la Información.

Otros que acaban de llegar a la Secretaría son José Guillermo Covarrubias como director general de Programación y Presupuesto, y Antonio Blanco como director de Seguimiento al Recurso y Fondos Federales.

***

Si el Congreso del estado o la Comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales que analiza o, mejor dicho, busca la manera de destituir a todo el Cabildo de Tehuacán, debería sancionar a un funcionario de ese ayuntamiento, la indicada sería la síndico Laura Virginia Gallegos Sánchez.

Esta funcionaria fue la que obstaculizó el arribo del presidente municipal suplente Andrés Artemio Caballero López, desde diciembre de 2019, y la que operó el nombramiento de la Comisión Especial Transitoria.

Y también la que se ha coludido con la gente de la ex presidenta municipal de Tehuacán Ernestina Fernández Méndez para limpiar sus cuentas públicas y dejar en la impunidad muchos de los abusos y actos de corrupción cometidos durante su gestión.

Casualmente los diputados de la Comisión de Gobernación, que preside la diputada morenista Rafaela Vianey García Romero, se hacen como el Tío Lolo para juzgar el desempeño de la síndico y su complicidad con la ex presidenta municipal Ernestina Fernández.

Y es que los legisladores del bloque barbosista no están siendo objetivos o imparciales en este conflicto, sino actuando bajo consigna y torciendo la ley para destituir a todo el Cabildo, incluido al presidente municipal sustituto Andrés Artemio Caballero. 

***

Correos: rruiz@e-consulta.com

periodistasoy@hotmail.com

Twitter: @periodistasoy

Facebook: https://m.facebook.com/RodolfoRuizOficial