El ejido de El Riego, San Lorenzo y el de Santiago Miahuatlán así como el de Magdalena Cuayucatepec, han crecido de manera desmedida durante los últimos años afectando la flora y fauna de la Reserva de la Biósfera, pues se encuentran dentro del polígono de esta área natural protegida, informó Fernando Reyes Flores, director de la reserva.

Señaló que desde Tecamachalco hasta Oaxaca, que es lo que abarca la Reserva de la Biósfera Tehuacán-Cuicatlán ( RBTC), se tienen contabilizados un total de 280 asentamientos humanos, pero, no todos son irregulares, ya que varios datan de cientos de años, mucho antes de que se declarara a esta zona como protegida.

Manifestó que de esos 280 asentamientos humanos, la región de Tehuacán es la que cuenta con el mayor número, es por eso de la importancia de concientizar a las personas que adquieren terrenos en esta zona.

Dijo que desde hace algunos años a la fecha, se han superado los límites marcados en el programa de Desarrollo Urbano, como en el programa de Manejo, siendo esta la principal irregularidad que se tienen en algunas colonias.

Flores Reyes mencionó que con la actual administración del ayuntamiento han tenido mecanismos de coordinación, en donde se detectó que otro de los problemas es que se lucre con la necesidad de la gente al prometerles terrenos que no podrán ser entregados por el tema ambiental, pues aquella persona que adquiere un predio y retira la vegetación nativa está cayendo en un ilícito, incluso el Código Penal Federal plantea sanciones de hasta tres o nueve años de cárcel.

Asimismo exhortó a las personas que están interesadas en invertir en un patrimonio, que no se dejen sorprender por defraudadores que les intenten vender predios supuestamente regularizados, que pueden ser acreedores a sanciones y al mismo tiempo, perder su inversión.