La investigación contra el expresidente Enrique Peña Nieto se inició y la Fiscalía General de la República está acumulando documentación que podrá utilizar en el proceso contra el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya y lo mismo ocurre el exsecretario de Hacienda y de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, y con su familia.

Así lo asevera el periodista Raymundo Riva Palacio en su columna Estrictamente Personal en la que agrega es la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delitos Federales (SEIDF), la que se encarga varias carpetas de investigación abiertas sobre propiedades de Peña Nieto y Videgaray.

Según Riva Palacio, el pacto entre Andrés Manuel López Obrador y Enrique Peña Nieto para no perseguirlo comenzó a disolverse pues “la pandemia de Covid-19 y la crisis económica deben haberle mostrado - a AMLO-  que requiere oxígeno para que no se colapse su proyecto político-electoral rumbo a las elecciones federales del próximo año, y necesita renovar su retórica anticorrupción al más alto nivel. Y qué mejor que su antecesor.”

En su colaboración diaria para el diario El Financiero, Riva Palacio apunta que la FGR  rastreó propiedades de Peña Nieto y de Videgaray en el Estado de México.

“Una de las carpetas incluye a Angélica Rivera, ex esposa de Peña Nieto,  y a los cuatro hijos producto de su primer matrimonio con Mónica Pretelin, quien falleció antes de que llegara a la Presidencia, y busca detectar si sirvieron como prestanombres en la adquisición de propiedades, compraventa de inmuebles, constitución de empresas o protocolización de actas jurídicas. En esa misma carpeta se incluyó a Videgaray, a su exesposa y a sus tres hijos, con el mismo propósito”.

“El blindaje a Peña Nieto le generó muchos problemas a López Obrador con el ala radical de su movimiento, por la frivolidad pública con la que se comportaba el expresidente, por lo que en junio del año pasado le mandaron decir que sería conveniente que saliera del país con discreción y que se mantuviera alejado de los reflectores públicos. Gradualmente así lo hizo Peña Nieto, quien tiene como base a Madrid, donde lo visitan regularmente sus hijos”. (…) Ese estatus ya cambió,” concluye Riva Palacio.

https://www.elfinanciero.com.mx/opinion/raymundo-riva-palacio/lopez-obrador-si-va-por-pena