Alrededor de 1 mil 500 franquicias en Puebla cerrarán definitivamente derivado de la suspensión de labores impuesta por el gobierno para evitar la propagación del coronavirus, lo cual provocará una pérdida económica de 350 millones de pesos, además de que 14 mil familias perderán sus empleos.

Así lo dio a conocer el presidente de la Red Mexicana de Franquicias, Francisco Lobato Galindo, quien indicó que debido la extensión de la cuarentena y la falta de apoyo por parte de los tres niveles de gobierno, Puebla se encuentra en una profunda crisis económica.

Señalaron que a la fecha hay una pérdida de 14 mil empleos, que afectará  directamente a casi 70 mil personas.

Aunque la mayoría de los dueños de franquicias obtuvieron créditos que otorgó el gobierno federal, no fueron suficientes de tal manera que buscarán acceder al financiamiento que está ofreciendo la banca comercial a través de los recursos que  facilitó el Banco de México, ya que sólo la mensualidad de una franquicia ronda los 90 mil pesos.

"Con el cierre al día de hoy, en términos reales, son 1 mil 500 contratos de franquicias que terminan de manera anticipada como efecto directo de la pandemia, esto nos lleva a una pérdida directa de alrededor de 14 mil empleos directos, son personas que pasaron de una falta de liquidez a una falta de solvencia. La RMF han trabajado con el Banco de México para obtener créditos que permitan no perder liquidez", detalló.

Finalmente, la Red Mexicana de Franquicias reiteró su propuesta al gobierno estatal encabezado por Miguel Barbosa Huerta de crear una mesa de diálogo para la reactivación económica de Puebla, que permita armar un plan estratégico con acciones para atender la crisis económica y poder frenar más cierres de comercios.

En esta participarían expertos, para crear un plan factible y no dar un paso en falso en el que abran todos y por un rebrote nuevamente volver a confinarse lo que sí provocaría la quiebra de más negocios, y con ello la pérdida de más empleos.