La Comisión Federal de Electricidad (CFE) canceló las licitaciones para la ampliación de la central geotérmica Los Humeros, en Chignautla, Puebla, así como de dos plantas de ciclo combinado de energía eléctrica en San Luis Potosí y Salamanca, además de una central de combustión interna en Baja California Sur.

El portal La Silla Rota reportó que la comisión argumentó que los efectos dentro de la productividad y la economía mundial, que ha generado la pandemia por Covid-19, también ha impactado al país, por lo que decidió suspender el proceso así para cumplir con la política gubernamental de no endeudamiento a fin de optimizar los recursos económicos. 

La licitación de Los Humeros fue publicada apenas a finales de junio y formaba parte del Plan de Expansión de la paraestatal.

Contemplaba la construcción de la segunda fase de la central que está localizada en el campo geotérmico de Los Humeros, en el municipio de Chignautla, que es la región oriental del estado de Puebla y occidental del estado de Veracruz, a 32 kilómetros al noroeste de la ciudad de Perote.

"(Es) una central geotermoeléctrica de generación de energía eléctrica con una capacidad neta garantizada de 25 MW (...) considerando como fluido motriz vapor geotérmico a condensación, conformada por una turbina de vapor geotérmico a condensación, un sistema de enfriamiento mediante una torre de enfriamiento de tipo húmedo, transformadores principal y auxiliares, y todos los equipos incluyendo el sistema de transmisión", se describió.

La obra estaba prevista con aportaciones 100 por ciento privadas a través de un contrato por licitación pública internacional por tres años que incluía el diseño, construcción, equipamiento e instalación, sin precisar la inversión estimada para la ejecución.

Preveían inversión de más de 1,100 mdd

Los cuatro proyectos cancelados por la CFE suponían en conjunto una inversión de unos 1,127 millones de dólares y las centrales de ciclo combinado iban a suponer nueva capacidad instalada para generar electricidad, basada en gas natural, por más de 1,600 MW. 

La empresa que dirige Manuel Bartlett había anunciado la construcción de nueva capacidad a partir de la generación con base en gas natural, como una de las vías para que la comisión contara con mayor capacidad.   

Los contratos eran para que las empresas desarrolladoras coordinaran la construcción del proyecto bajo el control de CFE. 

Entre las más de 70 empresas interesadas en cada uno de los procedimientos destacan firmas como Veolia, Techint, Siemens, Mitsubishi, General Electric, Acciona o Abengoa.

La CFE se deslindó de cualquier responsabilidad o indemnización asociada a los costos de los participantes que presentaron ofertas.