Diputados de Juntos Haremos Historia acusaron uso parcial y político de la Mesa Directiva del Congreso de Puebla, por parte de la presidenta Mónica Rodríguez Della Vecchia (del PAN), por lo que amagaron con revisar su actuación al frente del órgano legislativo y castigar anomalías.

Si bien consideraron extremo destituirla, adelantaron la intervención del Órgano Interno de Control o un llamado de atención de los grupos parlamentarios, a raíz del escándalo del miércoles, donde se acusó un intento por alterar una votación de reformas constitucionales durante la sesión virtual del pleno.

Legisladores de Morena, PT y PES denunciaron que en las sesiones la presidenta de la mesa suele negar el uso de la palabra a diputados de la mayoría, ignora si piden intervenir y es muy accesible con la oposición.

En respuesta, la panista acusó intimidación y advirtió que no cederá a las presiones del grupo mayoritario, que desea una Mesa Directiva sometida y “a modo” para imponer su voluntad.

La actual Mesa Directiva entró en funciones el 15 de marzo y su periodo de medio año concluirá el 15 de septiembre.

 

PES acusa abusos

La coordinadora de la fracción del PES, Mónica Lara Chávez, sentenció que no se permitirá otro hecho como el de la última sesión del pleno, donde el grupo mayoritario acusó un intento de fraude por parte de Rodríguez Della Vecchia, por cantar 25 votos en lugar de 28 durante la aprobación de las reformas para eliminar el fuero constitucional.

En entrevista denunció que el acto fue un claro intento por violar la ley, por lo que consideró prudente evaluar el papel de la presidenta y sugirió que ella misma realice una autoevaluación de lo que ha hecho mal.

Esto al señalar que es evidente la parcialidad en las sesiones, por una excesiva condescendencia con un grupo de diputados que se dedica a denostar a Juntos Haremos Historia, aunque no mencionó los nombres.

Solo refirió que esta permisividad hace que las sesiones se extiendan y persista el rezago legislativo, pues reclamó que el grupo disidente “ataca” sin proponer nada y solo “da vueltas” sobre un mismo tema en los debates.

 

PT respalda evaluación

María del Carmen Cabrera Camacho (del PT) coincidió en que el pleito de la votación habría sido un acto de ilegalidad si se hubiera consumado, por lo que respaldó la postura de sus compañeros que exigen una evaluación a la presidenta de la Mesa o sanciones.

En entrevista dijo entender que es difícil conducir la mesa, pues también fue presidenta, pero sentenció que no se debe abusar de esa autoridad para violar la ley.

Por ello exigió a la panista respetar el voto de los diputados, aunque no sea de su agrado, y actuar con neutralidad en las sesiones, pues igual vio que existe favoritismo hacia la oposición.

 

Morena pide revisión 

Vianey García Romero (de Morena), vicepresidenta de la Mesa Directiva, también se pronunció por revisar la actuación de Rodríguez Della Vecchia tras la polémica del miércoles.

En rueda de prensa consideró extremista destituirla, pero enfatizó que no se deben dejar pasar las acciones de la panista porque su parcialidad es constante, pues acusó que ella en particular debe insistir mucho para poder intervenir en las sesiones.

 

Intervendrá Órgano Interno

Gabriel Biestro Medinilla (de Morena), presidenta de la Junta de Gobierno, pidió la intervención del Órgano Interno de Control para revisar la conducta de Rodríguez Della Vecchia.

En la misma sesión del pleno demandó represalias contra la panista tras el supuesto intento de fraude en la votación.

 

Quieren Mesa a modo: PAN

En respuesta a las acusaciones, Rodríguez Della Vecchia señaló que el grupo mayoritario desea una Mesa Directiva sometida y “a modo”, para imponer su voluntad.

En entrevista denunció que el amago por sancionarla muestra el “talante autoritario” de Morena y sus aliados, pero advirtió que no cederá a presiones ni chantajes.

Sostuvo que Biestro Medinilla ha intentado presionarla para que sea complaciente con Juntos Haremos Historia, como las presidencias anteriores, pero como se ha negado, ahora busca reprenderla.

Sobre la polémica del miércoles, negó un intento por manipular los votos, pues dijo que durante la votación los diputados no activaron su cámara y hubo fallas de audio que impidieron ver y oír los votos.

Ante la falta de certeza e inconformidades, resaltó que ella fue la primera en pedir que se repitiera la votación, lo cual —señaló— nunca ocurrió cuando Juntos Haremos Historia encabezaba la mesa y se presentaron errores en la votación, como en la designación del auditor del estado, que se validó con tan solo 27 votos